El crudo brasileño aúpa a Repsol en Bolsa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Repsol ha dado a conocer hoy sus estimaciones de recursos para uno de sus yacimientos brasileños, y las cifras se han hecho un hueco entre las reservas más grandes halladas en todo el mundo en este 2012. Con este panorama, los títulos de Repsol se apuntaban a media sesión del jueves alzas del 3,4%, el doble que las que mostraba el selectivo Ibex 35.

En total, la petrolera española estima que de su Bloque BM-C-33, en aguas ultraprofundas de la Cuenca de Campos, frente a las costas de Río de Janeiro, contenga el equivalente a 700 millones de barriles de crudo ligero y a 3 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas, o lo que es lo mismo: 545 millones de barriles de petróleo refinado. Una buena noticia para la cotizada que, tras haber perdido los abundantes yacimientos argentinos de Vaca Muerta con la nacionalización de YPF, ha redoblado su apuesta por otros mercados que, además, le resultan más rentables.

Fruto de estos movimientos ha sido el hallazgo de este bloque, que abarca los recientes descubrimientos de balsas de hidrocarburos de Seat, Gávea y Pão de Açúcar. Precisamente, éste último es del que más capacidad productiva se espera. Está situado a 195 kilómetros del litoral, bajo una lámina de agua de 2.800 metros y la columna de hidrocarburos de su balsa alcanza los 500 metros.

La española Repsol comenzará a explotar estos yacimientos una vez reciba la aprobación del departamento del Gobierno carioca encargado de las reservas energéticas del país. En este proyecto, la española interviene a través de una ‘joint venture’ con la china Sinopec, que a su vez participa en un consorcio mayor donde también están implicadas las estatales Petrobras de Brasil (30%) y Statoil de Noruega (35%).

Las exploraciones marítimas en Brasil suponen una de las áreas de mayor crecimiento del mundo en reservas de hidrocarburos y Repsol está presente en las cuencas de Santos, Campos y Espíritu Santo.

En este jueves, el volumen de negocio superaba con holgura ya al ecuador de la jornada su media anual de una sesión completa, lo mismo que ocurría en las operaciones en bloque, donde el volumen se multiplicaba por cinco. En las compras, los gestores más activos eran JP Morgan, Barclays y BBVA. Mientras tanto, el lado opuesto de la ventanilla lo lideraban Chrevreux-Crédit Agricole, los valencianos de BBVA y el portugués Espírito Santo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA