Wall Street cierra su mejor mes en siete años con el PIB de EEUU a la baja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Lejos de replegar velas, el optimismo continúa instalado en las Bolsas a pesar de que los datos macroeconómicos son inquietantes. Nunca hasta ahora la economía de EEUU había registrado cuatro trimestres consecutivos de contracción, pero el mercado prefiere ignorarlo. Los indicadores de la Bolsa de Nueva York arrancaron con muchas dudas la última sesión del mes de julio, pero las leves subidas que registró el Dow Jones le permitieron alcanzar los 9.200 puntos y cerrar su mejor mes en los últimos siete años.

Pero esta euforia podría tratarse de un mero espejismo, a tenor de algunos indicadores. Washington revisó hoy a la baja el dato del PIB correspondiente al primer trimestre del año hasta una tasa anualizada del 6,4%, frente a la contracción del 5,5% que anunció anteriormente el Departamento de Comercio. Entre los meses de abril de junio, la economía se contrajo un 1%, menor que lo que habían previsto los analistas (-1,5%), pero se trata de la primera vez en la historia de EEUU, o al menos desde que existen registros oficiales, que se remontan a 1947, en el que el PIB encadena cuatro trimestres consecutivos de decrecimiento.

Y si los datos macroeconómicos no ofrecen muchas esperanzas, tampoco lo hacen otros indicadores. Según asegura el columnista Mark Hulbert en MarketWacht.com, los consejeros y ejecutivos de las empresas cotizadas estadounidenses han vendido acciones de sus empresas al mayor ritmo desde octubre de 2007, fecha en el que tocó techo el ciclo alcista de la Bolsa.

Esto adelanta para muchos que el final del rally que mantienen las Bolsas puede estar llegando a su fin. Es una advertencia porque nadie como los ejecutivos suelen tener más información acerca de sus empresas, que en este segundo trimestre han registrado unos resultados mucho mejor de lo esperado, después de que se hayan aprovechado de las fuertes subidas de los mercados bursátiles.

Muchos se preguntan cómo es posible que grandes bancos como Goldman Sachs estén amasando tantos beneficios cuando han pasado tan sólo unos meses desde el colapso financiero? La respuesta se podría encontrar en una nueva operativa informática denominada ‘high-frequency trading’, un sistema que se basa en la emisión y, a continuación, en la cancelación de órdenes de compra y venta de manera casi simultánea, con unos márgenes mínimos y un gran volumen.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA