Los inversores evitan los valores participados por las cajas de ahorro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En un contexto alcista de la Bolsa española, los operadores rechazan invertir en valores participados por las cajas de ahorro. La posibilidad de que las entidades se deshagan de sus participaciones industriales para reforzar sus ratios de solvencia funciona como un revulsivo para los inversores. Los analistas consultados consideran que la actual situación de algunas cajas hace pensar a los operadores bursátiles que éstas «anegarán el mercado de excesivo papel en un momento dado».

Las recientes revalorizaciones de la Bolsa también hacen pensar a los expertos que las entidades podrían recoger beneficios para sanear los balances. «Hasta ahora lo único que podían hacer era malvender», puntualizan los analistas.

Entre las compañías con más participaciones de cajas de ahorro en su accionariado figuran Grupo SOS con un 26,7% de su capital en manos de estas entidades, NH Hoteles con un 25,7%, también Pescanova con más de un 25%, le sigue Iberia con 23% e Indra con un 20%. En menor medida, las cajas tienen presencia en el accionariado de Tecnocom, Ebro Puleva, Natra, Tubacex o Uralita, entre otros. Uno de los casos más recientes lo ha protagonizado el holding de participaciones de La Caixa, Criteria.

El brazo inversor de la caja catalana informó la semana pasada que, durante el mes de junio, llevó a cabo la venta de un 1% de Telefónica, con lo que obtuvo unas plusvalías de 215 millones de euros. Con lo que Criteria sitúa ahora su participación en la operadora en el 5,01%. En este sentido, José Lizán, de Nordkapp, detalla que esta operación en cierto modo «ha despejado la presión vendedora del valor que no le permitía seguir subiendo». Los analistas detallan que durante el mes pasado Telefónica experimentó un notable movimiento lateral como consecuencia de la «abundancia de papel en el mercado».

Gracias a esta operación La Caixa ha obtenido 975 millones de beneficio en el primer semestre de este año, sólo un 8% menos que en el mismo período de 2008. Una caída que ha sido compensada con otros 249 millones de beneficio extraordinario procedente de las plusvalías de la venta en junio del citado 1% del gigante de las telecomunicaciones y cuya totalidad ha sido voluntariamente destinada a engrosar las dotaciones para insolvencias, que junto a las recurrentes ascienden en el semestre a 1.130 millones de euros.

Fuentes del mercado señalaron que en los seis primeros meses La Caixa sólo ha consumido 56 millones del fondo de dotaciones, que en la actualidad asciende a 2.115 millones, un extremo que refleja la fortaleza del grupo, que goza de una liquidez de 22.475 millones y de una solvencia del 8,8%, considerada de las más altas del mercado.

La propia Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) viene advirtiendo desde hace un par de años que las cajas deberán comenzar a reducir su cartera industrial, en aplicación de las nuevas normas de contabilidad y de los criterios establecidos por Basilea II. Se trata de un acuerdo internacional que busca una mayor estabilidad a medio plazo del sistema financiero internacional. En todo caso, la CECA insiste en que la retirada debería llevarse a cabo de modo ordenado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA