Continúa la tensión sobre las deudas de España e Italia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las primeras reválidas del Tesoro español e italiano posteriores al segundo rescate griego no han aportado todas las dosis de confianza esperadas. Las tensiones continúan, algo que ha quedado plasmado en las subastas de hoy. Ambos emisores han tenido que pagar altos intereses, aunque mientras España ha colocado el máximo previsto, Italia se ha tenido que conformar con el rango mínimo de sus objetivos.

En el caso de España, el Tesoro Público ha conseguido colocar entre los inversores un total de 2.885 millones de euros en letras a tres y seis meses, lo que supone el 95% de su máximo previsto en un momento en que la prima de riesgo española se situaba en el entorno de los 320 puntos básicos, cota sobre la que se ha mantenido el resto de la jornada.

En concreto, se han adjudicado 2.135 millones en deuda a seis meses a una rentabilidad del 2,65%, lo que se traduce en un 1,79% que en la última cita de este tipo y el más alto para estos papeles de deuda a corto plazo desde diciembre del año pasado. El resto, 750 millones de euros, se colocó en títulos con vencimiento a tres meses a un tipo del 1,95%, el más elevado desde hace tres años para este tipo de emisión, si bien la demanda registrada alcanzó los 4.704 millones de euros.

En la subasta española, además del segundo rescate a Grecia, que no parece ganarse la confianza de los mercados, ha pesado la nacionalización de la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo), al tratarse de la primera cita del Tesoro con los inversores después de que el viernes se anunciase la intervención del Banco de España sobre la entidad de crédito alicantina.

En Italia, las arcas públicas han cerrado su cita de hoy aún con peores resultados. La demanda ha sido muy baja comparada con la de subastas anteriores, lo que ha obligado al Tesoro italiano a elevar sus tipos hasta máximos de septiembre de 2008. Roma es últimamente el foco de muchos ataques especulativos, caldeados por rumores sobre la solvencia de su sistema bancario.

En total, se han colocado 9.000 millones de euros a seis meses y dos años. Mientras que en la de corto plazo la rentabilidad ha sido del 2,269%, en el caso de los bonos esta cota se ha disparado hasta el 4,038% frente al 3,219% de la última subasta.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA