Las empresas españolas que cotizan en OTC de EEUU se ponen de moda

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las compañías españolas que cotizan en mercados no regulados, conocidos como OTC, de EEUU a través de ADR se han puesto de moda entre los inversores locales. Valores como NH Hoteles, Santander o Banesto han conseguido en los seis primeros meses del año unas revalorizaciones que superan incluso a las registradas en la Bolsa española. La aceptación de este tipo de inversiones parece empezar a dar sus frutos en los mercados estadounidenses.

Tal es así, que las acciones de NH Hoteles que en el Mercado Continúo acumulan desde enero un desplome del 20,46%, en EEUU logran apuntarse un saldo positivo del 30,95% en el mismo período. Cabe recordar que los inversores españoles salieron en estampida del valor tras la ampliación de capital anunciada a principios del mes pasado. Además, los problemas societarios registrados en el seno de la hotelera les pasaron factura a sus títulos.

Otros valores destacados en los mercados no regulados de EEUU son el Santander y Banesto. Ambos bancos se apuntan saldos anuales que superan el 15%. Sorprendente es la escalada de la entidad presidida por Ana Patricia Botín que ha logrado revertir la tendencia negativa registrada en el mercado nacional al anotarse una subida desde que comenzó el año del 18,82%. A finales del año pasado, Bank of Mellon colocó ADR (American Depositary Receipts) de 25 compañías españolas en mercados no regulados de EEUU. El banco estadounidense había informado a la SEC de que comercializaría hasta 100 millones de ADR de cada una de las empresas.

La normativa estadounidense permite desde hace unos meses a los bancos depositarios emitir acciones de empresas extranjeras quieran o no. Por lo que las cotizadas sólo tienen dos opciones: dejar a los bancos depositarios mover sus acciones en OTC (ADR sin patrocinio) o llegar a un acuerdo con las entidades (ADR patrocinados) y pasar a formar parte de mercados regulados. Los expertos consultados por este diario advierten que algunas empresas nacionales se encuentran afectadas por el cambio en el marco regulatorio en la Bolsa estadounidense. En concreto, la regulación aprobada el 5 de septiembre del año pasado, determina que una entidad depositaria, en este caso Bank of New York Mellon, puede ofrecer participaciones en empresas extranjeras sin tener el consentimiento de la compañía afectada.

Requisito. El único requisito de este tipo de ADR es que las compañías tengan suficiente información financiera en inglés para que los inversores posean elementos para saber dónde depositan su capital. Los expertos señalan la importancia de esta última fase ya que el banco depositario que tiene como subyacente acciones representa la propiedad de una acción e incorpora todos sus derechos y obligaciones.

Los ADR (American Depositary Receipt) son certificados que permiten a una empresa española vender sus acciones en EEUU mediante un banco intermediario. Esa entidad financiera compra las acciones en el país correspondiente a la empresa para ofrecérselas a sus clientes. El banco es el depositario de las acciones, españolas en este caso, y emite unos títulos físicos (ADR) para su inversor.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA