Los bonos españoles se distancian de sus vecinos lusos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mientras que la rentabilidad exigida a los títulos de deuda portugueses se ha mantenido en aumento una sesión más, los papeles españoles se han quedado en cifras casi inalterables desde que comenzaran los recortes de ‘rating’ a los bonos del país vecino y ha conseguido reducir su diferencial con el ‘bund’ germano de referencia. Los títulos de deuda italiana también han esquivado estos repuntes.

La rentabilidad de los bonos lusos a diez años en el mercado secundario ha crecido una sesión más hasta alcanzar el 8,27%. Esta cifra se ha disparado por encima del 9% en el caso de los títulos a cinco años, ya que la posibilidad de un rescate internacional para Lisboa genera más tensión en la deuda a más corto plazo, según ha señalado la agencia Fitch y varios analistas de renta fija. Así, los bonos lusos a un lustro han tocado su máximo desde su adhesión a la moneda común europea.

Este repunte se ha repetido, aunque en menor escala, en la deuda de los países ya rescatados: Grecia (12,74%) e Irlanda (10,13%). Sin embargo, el panorama es muy diferente para la deuda-país española (5,19%) e italiana (4,77%) que incluso mejoran su ‘spread’ con los bonos germanos de referencia (3,34%). A juicio de los expertos, parece que las medidas de austeridad tomadas por el Ejecutivo español han convencido a los inversores y que los acuerdos alcanzados el viernes en Bruselas apuntan a que Portugal podría ser el último país en necesitar un rescate internacional. Las palabras de Bini Smaghi, miembro del Banco Central Europeo, en Moscú no han tenido repercusión en el mercado de deuda. El italiano había afirmado a primera hora que “el riesgo de contagio hacia terceros países no es insignificante” en relación a la crisis de deuda con que lidian los periféricos.

Con este panorama, las bolsas europeas se han anotado una sesión alcista, Francfort (1,76%) y París a la cabeza (0,91%). Londres, poco antes del cierre, se quedaba como el más rezagado (0,34%). El parqué lisboeta también ha conseguido ganancias por encima del medio punto porcentual, mientras que el índice de referencia ateniense ha cedido un 1,78%.

En las divisas, el euro ha ganado parte del terreno perdido frente al dólar hasta un cambio de 1,409 dólares y cada uno de éstos por 83,03 yenes al cierre de esta edición.

En las materias primas, el oro se pagaba a 1.420 dólares por onza mientras que el petróleo Texas ha caído a los 104,11 dólares el barril y el Brent hasta los 115,19 dólares.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA