El tsunami japonés acentúa el pesimismo de los operadores financieros

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El tsunami de escala 8,9 en la escala de Ritcher ha provocado, no sólo que tiemble literalmente la superficie del país, sino también que lo hagan sus finanzas. Poco después de darse a conocer el trágico suceso, los seguros contra el riesgo de impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés) nipona se encarecían en los mercados secundarios. En un contexto internacional, las aseguradoras caen en picado.

Estos productos derivados de la deuda soberana de Japón se han situado a 84 puntos básicos a primera hora de la mañana, cinco más de los registrados en el cierre de ayer. La función de los CDS es asegurar que los tenedores de deuda cobrarán aunque esta quiebre.

Un incremento de cinco puntos básicos en su precio supone una subida equivalente a los 1.000 dólares en el coste de protección de 10 millones de dólares de bonos soberanos a cinco años.

Las acciones de las aseguradoras han caído en las principales bolsas del mundo tras conocerse la magnitud del tsunami, ante la certeza de los inversores de que los costes para la reconstrucción de los destrozos serán muy elevadas.

En Francfort las acciones de Munich Re caían un 4,7% en la apertura de la sesión, y Hannover Re registraba pérdidas de 4,2%. En Zurich, Swiss Re, la segunda mayor reaseguradora del globo, descendía un 5% y la francesa Scor hacía lo propio un 4%.

Swiss Re será una de las más afectadas, ya que también tuvo sufrirá las consecuencias del terremoto que asoló Nueva Zelanda hace algunas semanas y las lluvias torrenciales en Australia. Esto se traduce en un gasto aproximado de 1.000 millones de dólares en los dos primeros meses de 2011.

Los expertos opinan que a el tsunami japonés puede superar las pérdidas conjuntas de estos dos desastres. La tragedia nipona pone también en duda los objetivos trazados por Munich Re para este año. La compañía alemana también se ha visto afectada por los sucesos arriba mencionados.

Esta catástrofe natural ha dejado por lo menos 19 muertos y el aeropuerto de Tokio, así como varios medios de transporte internos, fuera de servicio.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA