Los expertos auguran el fin del rally bursátil de las grandes constructoras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los expertos consultados por EL BOLETIN auguran ya el fin de la escalada bursátil de las grandes constructoras españolas. Los analistas consideran que el apalancamiento de ACS, Ferrovial, FCC, Sacyr Vallehermoso y OHL pesará sobre sus cotizaciones en el medio plazo. Y es que las últimas subidas protagonizadas por los valores del sector “responden a compras especulativas, ya que la situación financiera de estas compañías continúa sin mostrar signos de mejora”.

Este escenario, detallan los analistas, ha provocado que muchas de las constructoras cotizadas que han rebotado desde mínimos se encuentren ahora en “fuertes cotas de sobrecompra”.

Sean compras especulativas o no, las cifras reflejan que Sacyr Vallehermoso acumula en Bolsa una revalorización desde que comenzó el año del 32%, mientras que Ferrovial y FCC superan en ambos casos el 23%. ACS y OHL, por su parte, registran saldos anuales superiores al 13% y al 15%, respectivamente. Ante esta situación, los expertos aseguran que a los precios actuales la mayoría ya no cuentan con potencial para seguir con las subidas. Además, determinan que ante los leves signos de recuperación económica reflejados también en la Bolsa española las constructoras irán perdiendo atractivo ante los inversores españoles en detrimento de valores con más rendimiento como los energéticos, financieros y de telecomunicaciones. Así, los analistas de decantan por un fuerte resurgir bursátil de compañías más castigadas durante el último año. En este punto, los expertos consultados no dudan en elegir a Iberdrola, su filial Iberdrola Renovables, Telefónica o los grandes bancos Santander o BBVA como sus valores estrella para obtener suculentas rentabilidades en la inversión a medio plazo.

José Lizán, gestor de activos de Nordkapp, considera que ACS no ve potencial a la cotización de la acción. El experto considera que la compañía tiene crecimientos muy flojos en la división de construcción y un elevado apalancamiento que “pesan mucho en la cuenta de resultados del grupo”. De cara al futuro Lizán detalla “el riesgo que implica un posible aumento de la participación en Iberdrola que aumentaría todavía más el endeudamiento de la constructora”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA