Los fondos de EEUU hacen negocio en Europa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La deuda de la banca europea gana cada vez más peso en las carteras de negociación de los fondos de inversión monetarios estadounidenses, que han sabido sacar provecho de que las entidades europeas aún deben pagar un sobreprecio para colocar sus emisiones a pesar de haber superado con nota las pruebas de solvencia.

Los fondos estadounidenses aprovechan la coyuntura para diversificar sus carteras, en un momento además en que los bancos estadounidenses han frenado sus emisiones de deuda. Así, según cifras de iMoneyNet, el porcentaje de obligaciones de bancos europeos en las carteras de los fondos monetarios estadounidenses alcanzó en julio el 11,5%, frente al 9,8% del mismo mes de 2009. En julio de 2008, ascendía a un 7,9%.

Los propios bancos intentan aprovechar el mayor interés que despiertan en EEUU. El porcentaje de emisores extranjeros en el mercado estadounidense de papel comercial se ha duplicado desde que comenzó la crisis. Si en julio del 2007 representaba un 21% del total, en abril de este año, últimas cifras disponibles, alcanzaba hasta el 40%.

Debbie Cunningham, directora de fondos monetarios de Federated Investors, explica en declaraciones a Marketwatch este fenómeno por la necesidad de diversificar las carteras después de que durante la crisis quebrasen bancos como Bear Stearns o Lehman Brothers. Cunningham, que reconoce este incremento en las compras, señala que su firma se centra en “grandes compañías globales”, como Banco Santander, Deutsche Bank o Barclays, para limitar los riesgos.

Tal y como ya señaló EL BOLETÍN, las entidades europeas han vuelto a encontrar financiación en los mercados mayoristas gracias a la publicación de los test de solvencia. Sin embargo, el coste de estas emisiones se ha elevado desde las realizadas antes de que los mercados se cerraran por última vez, debido a que los especuladores están cada vez más interesados en este mercado, bien regulado, y han dejado en un segundo plano otros como los de derivados. De hecho, los CDS sobre la banca europea han registrado en julio su mayor caída mensual desde abril de 2008.

El mercado de deuda bancaria se ha convertido en uno de los más atractivos no sólo para los fondos monetarios estadounidenses sino para los especuladores internacionales, teniendo en cuenta además que en los próximos meses se producirán menos emisiones de deuda pública. Según informes de Intesa Sanpaolo, en la segunda mitad del año en la Zona del euro se emitirán 365.000 millones de euros en deuda soberana, frente a los 540.000 millones de la primera mitad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA