Las empresas de Florentino Pérez también tropiezan en Argentina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las desgracias nunca vienen solas y así ha ocurrido en el aglomerado empresarial de Florentino Pérez. Tras verse obligado a eliminar el dividendo a accionistas en ACS, la cabecera de todo el grupo, su principal participada en Argentina acaba de hundirse en la Bolsa de Buenos Aires a mínimos históricos para seguir a pies juntillas el guión marcado por su cabecera española.

La constructora Dycasa, participada al 30,5% por Dragados, la marca española de infraestructuras del aglomerado empresarial de Florentino Pérez, se desplomó ayer en el parqué bonaerense más de un 10,6% tras negar que se hubiera adjudicado la construcción de dos puertos en la región de la capital argentina, como anunció por error un organismo dependiente del Ministerio de Economía de España.

Fue el ICEX, un organismo público que se vela por los intereses de las compañías españolas en el exterior y busca atraer inversiones internacionales a España, quien daba por hecho ayer en el boletín de su oficina de Buenos Aires que la filial de ACS llevaría a cabo la construcción de los puertos de las ciudades de Lima y Ramalo por 43,6 millones de euros, gracias a la financiación de la firma local PTP Group. Sin embargo, la constructora tuvo que desmentir esta información y anunciar que el proyecto, aunque avanza por buen camino, aún no se ha cerrado ya que, entre otras cosas, está pendiente de poder contar con fondos públicos.

La incertidumbre generada por estas informaciones contradictorias, que recuerda en cierto modo a la falta de información que revistieron algunas de las recientes desinversiones de ACS en Iberdrola, fue la causante de este nuevo traspiés bursátil de Dycasa, envuelta en una senda claramente bajista desde febrero de 2011, fecha en la que los analistas sitúan el comienzo de la actual racha de escasez de contratos para la filial austral de ACS. La compañía, que cotiza con el código DYCA en el parqué de Buenos Aires, marcó así un nuevo mínimo histórico de cotización en 3,61 pesos, unos 0,62 euros por acción.

Si bien el volumen de negociación fue escaso en la cotizada este lunes, cabe destacar que habitualmente no logra ni tan siquiera marcar precio. De hecho, la marca argentina por excelencia del grupo ACS no había registrado movimientos en su accionariado desde el pasado 10 de agosto, y hasta el cierre de la sesión bursátil europea, Dycasa no registraba ni un solo cruce en las pantallas del Mercado de Valores de Buenos Aires (Merval).

El panorama para Dycasa por fundamentales tampoco es mucho más atractivo que el de su matriz. Mientras que ACS perdió 1.233 millones de euros en el primer semestre del año -circunstancia que unida a su abultada deuda le ha llevado a suspender su próximo dividendo-, la filial argentina se anotó en el mismo periodo números rojos por 3,3 millones de euros, algo más de 19 millones de pesos argentinos. Dos cifras que dan buena cuenta de la compleja situación financiera que atraviesa el grupo y a la que los inversores responden con duros castigos sobre matriz y filial en ambas orillas del Atlántico.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA