Draghi da un mazazo a los mercados de Italia y España

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los comentarios de Mario Draghi el presidente del Banco Central Europeo han caído como un jarro de agua fría en los mercados. Las expectativas de medidas no convencionales para facilitar la recuperación económica se han diluido con su comparecencia y los inversores han reaccionado con ventas masivas en renta variable y deuda soberana que se dejaban sentir sobre todo en el caso de Italia y España.

El índice de referencia del parqué madrileño, el Ibex 35, llegaba a la recta final de la sesión con descensos de más del 3%, mientras que la prima de riesgo de los bonos españoles se desbocaba hacia los 548 puntos tras la decepcionante comparecencia de Mario Draghi tras la reunión de trabajo del Consejo del BCE. El descalabro del Ftse Mib milanés (-3,6%) era aún más sonoro que el del selectivo español y la rentabilidad de los bonos a diez años de Roma medraban por encima del 6% una vez más.

Las esperadas medidas adicionales de compra de deuda periférica o nuevas subastas de liquidez a largo plazo para las entidades financieras de la Eurozona no parecen estar en los planes del banco emisor, cuyo presidente se ha limitado a señalar que la institución está preparada a actuar en el mercado de deuda en colaboración con los fondos de rescate. Por si fuera poco, Draghi ha descartado canalizar fondos a un sector específico, lo que algunos gestores han interpretado como una negativa a otorgar licencia bancaria al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para recapitalizar el sector directamente y ha señalado que la debilidad económica afecta ya a toda Europa y no solo a los países periféricos.

Con sus palabras, las posiciones especulativas que algunos gestores habían fijado para aprovechar un eventual rebote como el del pasado viernes con los acuerdos del Consejo Europeo se han cerrado en avalancha. Ya que la reducción histórica de tipos de interés, dicen los analistas, había sido descontada por el mercado hace semanas. Así, la rentabilidad de los bonos españoles a diez años ha alcanzado máximos intradía 6,83% a los que llegaba después de una subasta de bonos que no ha logrado emitir por debajo del precio marcado a primera hora en el mercado secundario. Mientras tanto, la búsqueda de refugio en el ‘bund’ se mantenía como tónica de la sesión y sus tipos cedían al entorno del 1,4%.

En las Bolsas, el tono bajista se imponía incluso en Fráncfort (-1,2%), que había logrado mantenerse durante la primera mitad de la sesión al alza. Wall Street también también se teñía de rojo en los primeros compases de su sesión. Y en madrid, los posiciones más bajistas las copaban en su mayoría los valores financieros: BBVA (-5%), Santander (-4,6%), Bankia y Bankinter (-4,5%) y CaixaBank (-4,2%). Al desánimo generalizado se les sumaba el que la autoridad monetaria europea haya rebajado a cero la rentabilidad de sus depósitos nocturnos, cuando antes reportaba un 0,25% de ganancia a losdepositantes.

Con esta medida, tomada por unanimidad en el Consejo del BCE al igual que la de la rebaja de tipos, se pretende estimular el crédito interbancario. Sin embargo, lo que los inversores ven por el momento es el cierre a una vía de ingresos que los bancos de la Eurozona empleaban con una frecuencia cada vez mayor.

Ante este panorama, el único mercado del Viejo Continente que consiguía aferrarse a duras penas a terreno positivo era Londres. En la City, los inversores acogían con agrado que el Banco de Inglaterra haya destinado 50.000 millones de libras más a su programa de recompra de deuda y flexibilización económica, tal y como esperaba el mercado.

Sin embargo, ni esta decisión ni la del Banco Popular de China de rebajar sus propios tipos ha sido tomada en coordinación junto al BCE, como ha comentado su presidente. Algo que también ha desilusionado a los inversores que esperan acciones conjuntas para reactivar la economía global.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA