Codere busca el asalto a resistencias con su mejora de rating

Codere
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La profunda reorganización de capitales llevada a cabo por la cotizada con un calendario más dilatado de lo previsto vuelve a facilitar la mejora de su perfil financiero.

El rating de Codere ya no está en la categoría de insolvencia. La agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) ha elevado la nota de la cotizada española de los juegos de azar desde ‘D’ hasta ‘B’: cuatro escalones de una sola tacada. Una noticia que la compañía ha encajado en asalto a sus resistencias de precio más inmediatas.
 
Al ecuador de la última sesión bursátil de este tercer trimestre del año, las acciones de Codere llegaban a apuntarse ganancias del 2,22% hasta los 0,46 euros por título. El techo más inmediato que oprime a la baja su gráfica de precios se encuentra a solo un céntimo de esta cota y dejaría la puerta abierta ya hasta los 0,55 euros unitarios, lo que supondría un potencial de revalorización del 22%.
 
La agencia estadounidense ha tomado esta decisión una vez que la cotizada española ha completado su plan de reestructuración de capitales y negocio. A consecuencia de este vuelco, la familia Martínez Sampedro mantiene la gestión de la firma, pero la mayoría accionarial la tienen ahora los antiguos bonistas de la compañía de salas de juegos de azar e hipódromos. Desde S&P se ha destacado además que el proceso ha cumplido escrupulosamente lo dictaminado por instancias judiciales británicas.
 
Junto a la mejora de nota en cuatro escalones, ha llegado un cambio de perspectiva que hace que los inversores puedan respirar más tranquilos. En este sentido desde la anterior marca negativa que apuntaba hacia la posibilidad de quiebra total de la compañía, se ha pasado a una valoración estable. En este sentido, la agencia de calificación ha explicado que considera que la sociedad “continuará orientándose hacia la mejora de sus resultado de sus operaciones, al tiempo que controla el coste de capital, la gestión y la liquidez”, recoge en la nota al respecto.
 
No obstante estos parabienes, la nota de Codere es la segunda en la categoría de bono especulativo, también denominada bono basura. Un grado que sigue advirtiendo de que su posición financiera puede seguir afectada por “variaciones notables”. En la misma dirección podría pronunciarse en los próximos días otra de las grandes agencias de rating, pues la cotizada ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que “Moody’s Investor Services ha puesto la calificación crediticia de la compañía en revisión para mejorar”.