Telefónica abandona el plan de salida a Bolsa de Telxius

Sede de Telefónica
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Bolsa española no verá a Telxius estrenarse a cotización. Telefónica y los bancos colocadores consideran inadecuado el valor de las órdenes de compra cosechadas. Telxius no saldrá a Bolsa. La inestabilidad de los mercados se cobra otra víctima, pues Telefónica ha anunciado que “ha decidido desistir” del proceso de colocación de su filial de infraestructuras de telecomunicaciones creada el pasado mes de febrero por no haber conseguido una valoración acorde con las previsiones que barajaba la matriz.
 
La decisión se ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) mediante un escueto hecho relevante en el que se explica que la decisión de abandonar el camino hacia la Bolsa se ha tomado “de común acuerdo” con las entidades coordinadoras globales de la colocación. De haber seguido adelante con el plan inicial, la compañía debería haber anunciado hoy mismo un primer rango indicativo de precios para la venta de unas acciones cuyo estreno se esperaba incluso para este mismo lunes en el parqué madrileño.
 
En lugar de rango indicativo de precios, lo que ha habido es un documento en el que se explica que no se ha considerado “adecuada” la valoración de Telxius hacia la que apuntaba “las órdenes de compra” recibidas hasta la fecha. En principio, se trata de un cambio radical de guion y no de una postergación del movimiento, ya que la compañía ha explicado que “seguirá analizando alternativas estratégicas en relación a dicho activo”, pero en ningún caso se habla de nuevas oportunidades en el mercado de valores.

Esta marcha atrás se suma a otras muchas que en los últimos meses han suspendido sus planes de estreno en Bolsa. Dos ejemplos de esta tendencia que es fruto de la inestabilidad de los mercados de valores y la parálisis inversora derivada del clima de bajos tipos de interés son Cortefiel, cuyos propietarios optaron finalmente por una venta fuera del parqué, y Volotea, cuyo despegue bursátil en un principio estuvo previsto para noviembre del año pasado pero a día de hoy sigue sin fecha.

Otro eventual estreno que se quedaría en el tintero sería el de Banco Mare Nostrum (BMN). De la entidad surgida de la fusión de Caja Murcia, Caja Granada y Sa Nostra se dijo que ya había contratado a Uría y Menéndez para la asesoría jurídica del proceso así como a los gestores de Deutsche Bank y Goldman Sachs, entre otros grandes bancos de inversión, para colocar sus acciones. Sin embargo, los planes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a través del cual el Estado ejerce su control sobre la entidad apuntan ahora hacia una fusión con Bankia, ahorrándose los trámites de un nuevo debut bursátil de otra entidad nacionalizada.