Kepler espolea el rally de Sacyr al calor del rebote de Repsol

Sacyr
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La constructora comenzó septiembre con la irrupción de un nuevo accionista de relevancia en su capital, pero los 2,00 euros por acción se siguen resistiendo.

El rebote ha llegado con fuerza a Sacyr, cuyas acciones se apuntan ganancias de hasta el 7,2% este jueves. La constructora obtiene su impulso alcista de la recomendación de compra de Kepler que potencia el efecto de la enérgica remontada de su participada Repsol, que adelanta mejores condiciones de negocio tras el pacto de la OPEP.
 
Los analistas de Kepler Cheuvreux han elegido esta sesión, que ya pintaba alcista para Sacyr a tenor del brinco de Repsol, para elevar su consejo de inversión sobre la compañía desde mantener hasta comprar. Esta misma casa de análisis era hace solo unos meses uno de los brókeres más pesimistas en torno a la evolución de la presidida por Manuel Manrique. El pasado mes de abril rebajaron el precio objetivo de la compañía hasta los 2,00 euros por acción, una cota que aún se le resiste y hasta la cual le resta un trecho del 11%.
 
En el asalto a la cota de los 2,00 euros por acción, imbatible desde principios de diciembre del año pasado, tiene aún un trámite intermedio que es la superación de los 1,91 euros por título que en los últimos meses se ha consolidado como una de sus resistencias intermedias más notables. En los cruces más eufóricos de la sesión de este jueves, tan solo se alcanzaban los 1,89 euros, a una prudente distancia de conseguir el asalto a máximos anuales, obtenidos precisamente el pasado mes de abril.
 
Como es habitual, la cotización de Repsol ha vuelto a marcar la de la constructora que hoy por hoy es dueña de un 9,53% de las acciones de la petrolera. Y, como también es recurrente, el comportamiento de la accionista ha superado al de la participada debido a la mayor estrechez de liquidez que provoca cambios de precio más abruptos. Así, es de señalar que ante el principio de acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la presidida por Antonio Brufau se ha quedado en avances del 4,9% en los mejores cruces de la sesión.
 
A pesar de que se trataba de una reunión informal y del escepticismo de muchos analistas de materias primas, la constante presión bajista sobre la cotización del petróleo ha forzado el acuerdo. El encuentro de Argel se ha saldado con un principio de acuerdo para rebajar la producción conjunta del cártel petrolero desde los actuales 33,24 hasta 32,5 millones de barriles diarios, una cota a la que Arabia Saudí, el país líder de la institución y el más reticente de sus miembros a adoptar medidas de este tipo, habría accedido ante la comprobación de las dificultades para cuadrar su presupuesto ante el inexorable desplome de precios en los mercados internacionales.