BME intenta el rebote con la fusión de las hermanas pequeñas de Wall Street

BME
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los múltiplos de la operación entre dos de las plazas más relevantes de EEUU ponen en evidencia la baja valoración bursátil de BME. El nuevo movimiento corporativo entre sociedades de Bolsa ha procurado un endeble rebote a BME después de dos días consecutivos de castigo inversor. La compra de la plataforma BATS por la Bolsa de Chicago (CBOE) recupera la especulación en torno a la posible participación de la española en futuras operaciones de concentración.
 
Los avances en la gráfica de BME han alcanzado un 1,4% arriba en los cruces más punteros de la sesión. Este porcentaje se ha quedado muy por debajo de los acostumbrados por el valor ante otros movimientos de consolidación en el sector. Esto se debe, según varios gestores, a que la operación anunciada ahora no alcanza la escala internacional de otras más recientes a la par que el descreimiento de algunos inversores una vez confirmada la fusión entre las Bolsas de Londres y Fráncfort -London Stock Exchange (LSE) y Deutsche Boerse- incluso a pesar del Brexit.
 
A pesar de las ganancias de primera hora, la presión bajista que oprime los valores financieros europeos en las últimas sesiones ha ganado terreno con el avance de la sesión al punto de procurar a la rectora del parqué madrileño un retroceso del 0,55%. El rojo finalmente se ha apoderado de una gráfica que, en virtud de los términos anunciados por CBOE y BATS, cuenta con un fuerte descuento en precio.
 
Para la toma de BATS, la tercera mayor plataforma bursátil de EEUU, la Bolsa de Opciones de Chicago (CBOE) ha puesto sobre la mesa 3.200 millones de dólares, unos 2.845 millones de euros. Este importe se traduce en 32,50 dólares por acción a pagar entre efectivo y títulos propios, arrojando una prima del 23% que da lugar a una valoración sobre ganancias o ratio PER de 23,7 veces o 10,6 veces Ebitda, según cálculos de los analistas de Ahorro Corporación Financiera que concluyen que BME cotiza a descuentos del 40,9% y del 2,6% sobre estas cifras.
 
Si bien la fusión entre los dos grandes operadores europeos ha restado potencial a una posible operación que tenga como blanco la sociedad rectora española -que acaba de cumplir diez años como cotizada, la combinación de negocios complementarios que se ha visto en esta última operación en EEUU así como en otras anteriores abre la puerta a posibles nuevos compradores. En el caso de la integración anunciada ayer, los expertos señalan que ni tan siquiera su modelo y tecnología de contratación es la misma.