Nmas1 se convierte en Alantra con la mirada puesta en EEUU

Nmas1
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El cambio de nombre de Nmas1 se produce poco después del desembarco inversor de Starr International, cuya presencia alienta la expansión hacia EEUU. El grupo financiero Nmas1 se convierte en Alantra a partir de este lunes. Lo que de momento es un cambio en la marca comercial del grupo será un cambio formal de denominación social tras la próxima junta de accionistas del grupo heredero del antiguo fondo de capital riesgo Dinamia.
 
El objetivo de este cambio de nombre es unificar sus denominaciones en diferentes idiomas, así como “la creación de un signo distintivo único que identifique una nueva etapa en el desarrollo” de la compañía marcado por su “fuerte vocación internacional”. Así lo señala el hecho relevante remitido por la sociedad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
 
Este cambio de denominación se irá extendiendo “desde esta fecha y en los próximos días” hacia todas las sociedades filiales integradas en el grupo. La antigua denominación N+1, más difícil de asimilar también por los buscadores de Internet, se mantendrá en la rama británica del grupo, donde el peso de Alantra se mantendrá en el 50% de su capital social.
 
La firma especializada en el segmento de cotizadas de mediana capitalización dirige su mirada hacia EEUU, mercado en el que espera crecer con fuerza en lo sucesivo. Esta hoja de ruta ha sido esbozada este mismo fin de semana por Santiago Eguidazu, presidente de un grupo que tiene sus orígenes 20 años atrás. Ante la aparición de la nueva marca, el directivo ha señalado que “es necesario perder algo a corto plazo para crear riqueza a largo plazo”.
 
Por lo que se refiere a su expansión internacional, la cotizada cuenta con el respaldo del fondo Starr International, que recientemente irrumpió en el capital social de Alantra como relevo inversor para Electra Private Equity con un 5,049% de la antigua Dinamia. Este movimiento se entendió entonces como un primer paso hacia una colaboración más estrecha que ayudase a Nmas1 a crecer en el mercado estadounidense y potenciar la expansión de su nueva inversora hacia Europa y Latinoamérica.