Abengoa intenta el rebote en Bolsa con el crédito de urgencia para nóminas

Instalaciones de Abengoa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mientras que Abengoa salva su último temblor financiero, IAG encaja mejora de precio objetivo, BBVA el recorte del mismo y Sacyr la posible venta de Itínere. Abengoa intenta en los primeros cruces de la sesión el rebote alcista con ganancias cercanas al 0,5% para sus acciones clase B. La renovable sevillana encuentra fuerza para tentar a la remontada en la obtención de un préstamo de urgencia de 200 millones de euros para pagar las nóminas de sus trabajadores.
 
La cotizada ha accedido a esta cantidad tras solventar la posible retirada de algunas de sus adjudicaciones en Brasil. Este montante, según publica El Confidencial, será facilitada por los bancos que ya han suscrito el pacto de reflotación de la compañía y, una vez que se consiguiera la adhesión del 75% de la masa concursal fijado por la ley se restaría del importe global acordado para el rescate de la andaluza.
 
En el capítulo de las recomendaciones y aún de la banca, BBVA vuelve a sufrir otro recorte de perspectivas, en este caso por parte de los analistas de HSBC. Desde el anglo-asiático consideran que su precio objetivo se sitúa en los 6,03 euros por acción y ya no en los 6,65 euros que hasta el recorte de hoy fijaban como techo para una gráfica de cotización que acumula una depreciación superior al 20%.
 
Mejor suerte es la de IAG, que a pesar del progresivo repunte del precio del petróleo sigue consiguiendo parabienes de los analistas. En esta ocasión, han sido los expertos de Barclays los que han elevado el precio objetivo del holding hispano-británico de aerolíneas hasta los 460 peniques por acción para su cotización en la Bolsa de Londres, unos 5,41 euros por título, desde los 420 peniques que marcaban hasta ahora.
 
La constructora Sacyr llega a la picota tras conocerse que ya ha iniciado formalmente el proceso para la venta de Itínere, la marca de concesiones en la que comparte posiciones con Liberbank, Abanca y Kutxabank, entidades herederas de antiguas cajas de ahorros regionales. La opción pasaría por la venta en bloque del 61% que controlan de la sociedad, para lo que habrían dado orden a Société Générale, que a su vez habría encontrado ya a los primeros interesados en comprar, entre los que se encontraría el fondo holandés especializado APG.