El ICO se cubre las espaldas ante una posible subida de tipos en EEUU

Sede del ICO
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A escasas dos semanas de que la Reserva Federal se pronuncie sobre el precio oficial del dólar, el ICO ha lanzado una emisión de bonos en esta divisa. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha vuelto al emitir deuda en dólares estadounidenses. Una emisión poco habitual en el organismo público que llega con tan solo dos semanas de margen antes de que la Reserva Federal se pronuncie sobre los tipos de interés en la mayor economía del mundo.
 
La emisión del ICO ha sido por 500 millones de dólares a dos años de vencimiento. Un montante con el que el organismo público ya cubre un 70% de su programa de financiación para el año en curso, que se había calculado en cerca de 4.000 millones de euros, según ha explicado en una nota oficial la institución dependiente de Ministerio de Economía.
 
Los bancos directores de la operación han sido los estadounidenses Goldman Sachs, JP Morgan Chase y el francés Société Générale. La fuerte demanda registrada, que ha sido por más de 750 millones de dólares, ha permitido rebajar en cinco puntos básicos el tipo de emisión hasta los 65 enteros por encima del midswap, marca de referencia para colocaciones de estas características. Así, el cupón anual se queda en un 1,625%.
 
La demanda registrada para esta emisión celebrada en tiempo de descuento para descubrir si la Fed de Janet Yellen finalmente sube los tipos de interés en EEUU ha procedido de un total de 60 carteras, si bien el grueso provino de instituciones oficiales, con un peso del 51%. Los segundos en orden de importancia fueron los fondos de inversión (33%), seguidos de bancos (10%) y aseguradoras y fondos de pensiones (6%).
 
Por lo que se refiere a distribución geográfica, un 85% se ha colocado entre inversores no españoles. De entre ellos, los asiáticos han llevado la delantera con un 24% del importe adjudicado, un 18% se ha quedado en Europa y solo un 16% se ha colocado entre inversores estadounidenses. Un mapa que ayuda también al Instituto, según explica, a profundizar en el “compromiso de diversificación de su base inversora, acudiendo a los mercados de capitales en diferentes plazos y monedas”.