Bodegas Riojanas cede un 4% ante un nuevo engorde de autocartera

Bodegas Riojanas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El descuento con el que la bodeguera ha salido al rescate de un abultado paquete del que se ha desprendido uno de sus accionistas de referencia golpea la cotización.

El último bocado a su propio capital indigesta a los inversores de Bodegas Riojanas. La bodeguera sufre caídas del 3,8% después de haber informado de un nuevo engorde para una autocartera que comienza a aproximarse al máximo permitido por la ley, y que una vez más se ha cerrado con un fuerte descuento en precio.
 
La adquisición ha abarcado en esta ocasión un total de 498.262 acciones propias, por las que la compañía vitivinícola ha asumido un desembolso de 2,063 millones de euros. El precio medio resultante es de 4,14 euros por acción, lo que se traduce en un descuento del 7,8% sobre el precio de cierre de las dos sesiones precedentes, en los que la compañía marcó 4,49 euros por título.
 
Estas operaciones se han ejecutado en virtud de la autorización que la junta de accionistas del pasado mes de mayo dio al consejo de administración de Bodegas Riojanas para hacerse paulatinamente con el paquete inversor de Inversiones Valencia Capital, todavía accionista relevante. Como se explicó entonces, su cartera abarcaba un 13,017% del capital social de la cotizada, con lo que parte de esta posición se desharía por otros cauces ajenos a estas recompras pactadas.
 
A consecuencia de estos progresivos pasos por caja de la sociedad inversora, Bodegas Riojanas acumula ya una autocartera representativa del 9,389% de su propio capital social. La ley vigente para el mercado de valores español prescribe que en ningún caso debe sobrepasarse el umbral del 10% en estos casos. Es así, que la contraparte al vehículo de inversión valenciano comienza a agotarse.
 
Las ventas de Inversiones Valencia Capital se han realizado en el mercado de operaciones especiales, donde se mueven grandes bloques de acciones sin afectar directamente a la negociación del Mercado Continuo de contado. No obstante, al producirse sobreviene el habitual ajuste de precio hacia cotas más próximas a las pactadas para unas operaciones que la cúpula de la riojana defendió en el argumento de sus propias previsiones para “una evolución favorable del negocio, algo que, así mismo, debería trasladarse a la cotización”.
 
Desde que empezó el año, la de los caldos de Rioja se ha cosechado un avance del 7%. La remontada se incrementa a casi el 8% si se toma como punto de partida el pasado 11 de mayo, fecha en la que se anunció la junta de accionistas cuyo orden del día incluía las compras pactadas como antídoto al brusco impacto que hubiera supuesto la venta en el mercado de contado o mediante colocación acelerada de tal suma de acciones en una compañía que se cuenta entre las más ilíquidas del parqué madrileño.