Cinco cotizadas de Wall Street a las puertas del 2×1 en acciones

Wall Street
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Un precio por acción elevado pone a las cotizadas a buen recaudo de los especuladores, pero también dificulta la remontada en contextos de mercado alcista. El curso arranca también en la meca mundial de las finanzas y cinco compañías podrían tener el desdoblamiento de acciones en su temario a tratar en los próximos meses. La posibilidad de que opten por un split cotiza al alza en media decena de compañías de Wall Street que cuentan entre las que marcan un precio por acción más elevado.
 
A estas alturas del año, solo cuatro compañías de las que cotizan en Wall Street han optado por dividir sus acciones en nuevos títulos de menos valor unitario, la cifra más pequeña en los últimos 20 años, según datos aportados por Market Watch. Una atonía que se debe al miedo a que un menor valor de cotización sea más fácil de caer presa de la volatilidad reinante, factor que de amainar en lo sucesivo bien podría permitir que la atípica parálisis del parqué neoyorquino en esta materia pudiera comenzar a enmendarse.
 
Una de las más firmes candidatas a dividir sus acciones es Markel. La aseguradora marca hoy por hoy 954 dólares por título. La reciente escalada de precios que se ha apuntado la compañía gracias a la continuada buena marcha de sus balances trimestrales y el éxito conseguido con sus más recientes y abultadas operaciones corporativas ha llevado su gráfica a cotas inexploradas hasta la fecha que hacen que se quede fuera del alcance de los inversores de perfil más modesto. Desde sus mínimos de marzo de 2009, la compañía financiera ha multiplicado por cuatro su valor en Bolsa.
 
Aun más elevado es el precio por acción de Priceline Group, que ha visto engordar su capitalización bursátil en un 180% en los últimos cinco años al punto de cotizar ya por encima de los 1.430 dólares por acción. La agencia de viajes online es conocida entre los inversores del parqué neoyorquino por sus habitualmente cautas y conservadoras previsiones de ingresos y beneficios, que hacen que sus balances suelan cumplir con lo esperado y, por tanto, evitar estampidas inversoras como las que se dan en compañías de su mismo sector con proyecciones más halagüeñas.
 
La tercera candidata al desdoble de acciones es Chipotle Mexican Grill. La cadena de restaurantes mexicanos ha capeado en los últimos trimestres cifras menos holgadas que las que esperaban los analistas, golpeadas principalmente por el escándalo de la bacteria E. coli con la que se relacionó a las cocinas de algunos de sus establecimientos, que en algunos casos incluso fueron finalmente clausurados. Esto ha provocado un pronunciado declive en una gráfica que sin embargo se mantiene por encima de los 400 dólares por acción, lo que impide la entrada de cazadores de gangas al uso que ayude a la remontada desde los mínimos recientemente marcados.
 
Menos probable es que Amazon apueste por el split, pero no es descartable un cambio de guion que busque aligerar los casi 800 dólares por acción que hoy por hoy marca su gráfica. En este sentido, los analistas apuntan hacia el ejemplo de Apple, que después de haber rechazado en múltiples ocasiones la idea de la partición de títulos el año pasado terminó sucumbiendo como más recientemente lo ha hecho a las presiones que exigían retribución al accionista, si bien ha optado por la fórmula de la recompra de acciones. La fabricante del Kindle lanzó un plan para desdoblar sus acciones hasta tres veces en tres años en plena cresta la burbuja de las puntocom. La hoja de ruta nunca se aplicó, pero sus acciones cotizan ahora a siete veces el precio de aquel entonces.
 
Situación parecida, además de precio de mercado, es la que presenta Alphabet. La heredera y nueva cabecera del grupo Google también ronda los 800 dólares unitarios y también sufre una creciente presión de parte de algunos de sus más insignes accionistas para que abra su abultada caja fuerte al reparto de dividendo. Una vez consolidada su reorganización estructural y de negocio, son más y más las voces que en Wall Street se alzan hacia la restructuración de su capital social, que además cuenta con la peculiaridad -común en el parqué neoyorquino y atípica en latitudes más cercanas- de contar con acciones tipo A y B.