Isolux Corsán despide a un tercio de su plantilla tras suspender su salida a Bolsa

Isolux Corsán
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Desde Isolux Corsán se justifica la medida como única vía para “lograr su viabilidad” en el marco del plan de reflote pactado con los acreedores en julio. Isolux Corsán ha puesto en cifras de plantilla la mala marcha de sus finanzas: 535 trabajadores irán a la calle. La cifra de despidos anunciada apenas 20 meses después de suspender definitivamente sus planes de salida a Bolsa y después de tres intentonas se extiende hasta un 35% de sus empleados, es decir, más de un tercio del total.
 
De momento, el número de afectados se ha transmitido desde la dirección de la compañía al comité de empresa, según fuentes conocedoras de la propuesta referidas por agencias de comunicación. Este ajuste se enmarca en el plan de reflote que la compañía pactó el pasado mes de julio con sus acreedores, que contempla que estos puedan hacerse con el control de compañía por conversión de deudas.
 
La compañía acusa este drástico recorte de plantilla y de cifras de negocio al desplome de la actividad de nueva construcción en España, lo que la obliga a “redimensionar su estructura y capacidad productiva”. En el periodo comprendido entre los años 2012 y 2015, las pérdidas acumuladas por el grupo ascienden a 202 millones de euros. Una carta de presentación que, sumada a la fuerte volatilidad que en los últimos meses han venido acusando los mercados, desaconsejó su estreno bursátil de una vez por todas al término del pasado mes de enero.
 
El objetivo de este recorte de plantilla, justifica la empresa, está en “lograr su viabilidad” y salvar así el puesto de trabajo de los empleados restantes. La negociación del ajuste comenzará el próximo 29 de septiembre, cuando se ha citado a los sindicatos para evaluar el impacto y medidas a implementar para conseguir los términos definitivos del expediente de regulación de empleo (ERE). Hasta esa fecha, los representantes de los trabajadores cuentan con margen para diseñar las estrategias pertinentes con el fin de amortiguar en lo posible la reestructuración prevista por la dirección.