El Ibex Small Cap saca 16 puntos a su ‘hermano mayor’ desde que empezó el ‘desgobierno’

Ticker de cotizaciones de la Bolsa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El índice de las pequeñas cotizadas de la Bolsa española no solo saca una más que holgada ventaja al Ibex 35, sino que además cotiza más barato en términos relativos. España está a punto de cumplir un año de desgobierno y la incertidumbre ha pasado una abultada factura a la Bolsa. El Ibex 35 sufre en este tiempo un severo castigo inversor del 13,7% del que su ‘hermano pequeño’ ha logrado escapar. El Small Cap aguanta en positivo y aventaja ya en 16 puntos a los pesos pesados del parqué madrileño.
 
Desde que el pasado 27 de septiembre del año pasado se puso fin a la X Legislatura con la disolución de las Cortes, el Ibex Small Cap ha conseguido aguantar ganancias del 2,4%. De los 4.652 puntos que marcaba entonces, a los 4.762 puntos en los que ha cerrado sesión este viernes en el que ha tenido lugar la segunda votación de investidura de Mariano Rajoy. Por el camino, dos elecciones fallidas.
 
Los analistas subrayan que las compañías de pequeña capitalización son, habitualmente, las más expuestas al mercado doméstico. Y en este tiempo de incertidumbre en lo que respecta a grandes presupuestos del Estado y el futuro de los sectores más sujetos a la regulación vigente, lo cierto es que la economía española ha mantenido su ritmo de expansión al punto de que incluso el dato del PIB del segundo trimestre superó las expectativas de varias instituciones financieras. Un argumento sólido para justificar este tan dispar comportamiento.
 
A este argumento, los gestores de carteras suman otro: un mayor porcentaje de accionistas de estas cotizadas son inversores nacionales. A estos mismos también se les imputa una mayor vocación de permanencia, lo que salvaguarda a las pequeñas cotizadas de replicar con tanto brío como lo hace el Ibex los capítulos de volatilidad generalizada, especialmente en aquellos con rumbo bajista. Dos ingredientes que no son baladíes a la hora de entender el fuerte en el que se ha convertido el Ibex Small Cap en estos diez meses y medio de desgobierno.
 
En atención al factor del mercado doméstico, es de señalar que el índice que agrupa a las 30 smallcaps más representativas del parqué madrileño también ha sido el indicador de referencia que con más energía se ha recuperado del impacto del Brexit. Desde que los ciudadanos británicos votaron por un estrecho margen a favor de romper lazos con la Unión Europea, este índice ha sumado alzas por un 19% mientras que el Ibex 35, cuyas compañías están sensiblemente más expuestas al devenir de la economía y las relaciones comerciales con Londres, se queda rezagado en cuatro puntos con respecto a esta marca.
 
A la espera de que pudieran producirse unas terceras elecciones en España, la diferencia de las pequeñas de la Bolsa española también es más que abultada frente a las de tamaño medio que agrupa el Ibex Medium Cap. El indicador de referencia de las medianas capitalizadas españolas despidió la X Legislatura en los 15.614 puntos y ha llegado al fallido debate de investidura de Rajoy en los 13.960 enteros. Entre una referencia y otra, un desplome acumulado del 10,6%.
 
Más allá de la subida acumulada, Bloomberg señala que las pequeñas cotizadas cuentan incluso con más potencial alcista latente que sus ‘hermanas mayores’ del índice rey de la Bolsa española. Mientras que el Ibex Small Cap cotiza a un precio medio de 14,3 veces su beneficio trimestral, el Ibex 35 marca precios un 35% más caros en virtud del índice PER, uno de los más seguidos por analistas e inversores a escala global para determinar la oportunidad de tomar o deshacer posiciones inversoras.