China duplica su peso en el mercado mundial de divisas a un año del Lunes Negro

Yuan
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El yuan o renminbi es protagonista de un 4% de las operaciones que se producen ya en el mercado global de divisas, donde ya ha adelantado en negociación al peso mexicano. Hace un año que China puso patas arriba los mercados mundiales con su decisión de devaluar drásticamente el yuan. Una iniciativa que sorprendió a analistas e inversores pero que ha logrado con creces el objetivo que perseguía Pekín: ganar peso en el mercado global de divisas. La moneda china ya cuenta el doble que entonces.
 
Esta escalada de protagonismo de la que da cuenta el Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés) en su último informe sobre el mercado mundial de divisas es tan abrupta como la devaluación que decretó el Gigante Asiático para su moneda. El yuan cuenta ya con una cuota global del 4% en las operaciones de cambio de divisa, el doble que hace tres años, escala de tiempo que el organismo se toma para lanzar cada nueva edición de este informe.
 
La ganancia de peso de China en el escenario financiero internacional se hace aún más evidente si se considera que los yuanes de la antigua economía comunista y cerrada al exterior era ya la octava divisa más negociada en el mundo al cierre del pasado mes de abril, fecha hasta la que alcanzan los datos del BIS. Un puesto con el que ya ha adelantado al peso mexicano, que pierde puestos en el ranking de las divisas emergentes de mayor relevancia en el mercado forex.
 
Desde varias casas de análisis coinciden en que la inclusión del yuan en la cesta de divisas del Fondo Monetario Internacional (FMI) el pasado noviembre ha sido determinante para que el renminbi, nombre con el que también se denomina a la moneda asiática, haya alcanzado tal cota de popularidad y en tan corto espacio de tiempo con un panorama macro que además apunta a la ralentización del crecimiento del denominado Gigante Asiático. Así se explica también que la mayoría de cruces en el mercado forex con yuanes en una parte de la balanza hayan sido contra el dólar estadounidense, que sigue dominando en primer puesto.
 
Esta expansión contrasta también con la contracción general que ha sufrido el mercado mundial de divisas. Según las cifras del BIS, en abril de 2016 se produjeron operaciones por volumen de 5,1 billones de dólares al día, casi un 6% menos que en el mismo mes del ejercicio 2013. Entonces, el protagonista fue el yen japonés, en plena fiebre de operaciones ante las políticas monetarias desplegadas por el banco central del archipiélago y que después han copiado otros bancos de reserva de primer nivel en mayor o menor medida.
 
Frente a la ganancia del renminbi, el informe del BIS pone en evidencia que el volumen de efectivo de las operaciones cayó por primera vez desde el año 2001. Las transacciones en el mercado de contado cayeron a 1,7 billones de dólares diarios frente a los 2,0 billones que se manejaban un año antes. Algo que sin embargo se vio compensado por el incremento de la contratación de derivados en mercados desregulados OTC, que aumentó hasta los 2,4 billones por día, en atención a las coberturas contra la volatilidad del mercado, especialmente en lo tocante a las monedas de los países emergentes.