El mercado de deuda para pymes de BME duplica su volumen al calor del BCE

BME
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El incremento en emisiones en el MARF contrasta con un menor volumen de negociación, fruto en ambos casos del entorno de bajos tipos de interés impuesto por el BCE. El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) ha cerrado el mes de agosto con un volumen admitido a negociación que supera en un 153% la cifra registrada al término de los ocho primeros meses del año pasado. La cifra total de la plataforma de deuda para pymes impulsada por Bolsas y Mercados Españoles (BME) asciende a 1.294 millones de euros.
 
Esta cifra da cuenta del creciente interés que ha suscitado el MARF entre sus destinatarios. Además, la plataforma se ha visto beneficiada por el entorno de bajos tipos que han impuesto los grandes bancos centrales y que han facilitado que sean cada vez más las empresas, también de tamaños más modestos, que buscan financiación para sus proyectos y expansión en los mercados mayoristas, tal y como apuntan varios analistas de renta fija.
 
Sin embargo, este mayor volumen emisor no viene acompañado de la misma tendencia por la parte de los inversores, menos activos en la negociación dados los bajos rendimientos que ofrecen estos papeles en comparación con su media histórica. Así, en el mercado de deuda corporativa el volumen negociado acumulado hasta agosto se queda en 120.011 millones de euros, lo que supone un 68% menos que en el mismo periodo de 2015, según cifras aportadas este jueves por BME.
 
Este descenso se repite en renta variable, pero en este caso los factores a los que apuntan los expertos son la menor volatilidad ante la ausencia de las turbulencias que en el verano pasado y especialmente en agosto vapulearon los mercados globales de acciones. En ausencia de Lunes Negro chino o temores al impago en Grecia, la negociación en agosto se contrajo un 50% en términos interanuales, en el acumulado de los ocho primeros meses del año, la caída es del 31%, hasta los 470.556 millones de euros.
 
La contracción se repite en lo que a número de operaciones se refiere, pues con 3,1 millones de cruces en agosto y 37,7 millones en el acumulado anual se registran descensos del 28% y el 12% respectivamente. Lo mismo ocurre en el segmento de fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés), que después de años de pujanza sufre ahora una contratación un 52% inferior en cuanto a efectivo y un 7,5% menor en lo que se refiere a operatividad.
 
Por lo que se refiere al mercado de derivados, la menor volatilidad tiene también su eco: un 11% menos de contratos negociados de enero a agosto. Los productos más negociados han sido, como es habitual, los futuros sobre el Ibex 35 y sobre el Ibex Mini con 4,7 y 1,9 millones de contratos. En cualquier caso, cifras un 6% y un 15% inferiores a las aglutinadas a igual altura del ejercicio 2015. En opciones sobre acciones, el descenso es menor: un 3% con una negociación de 12,4 millones de contratos que sin embargo no impiden que la posición abierta haya engordado un 1,5% con respecto al ejercicio anterior.