Sniace se desploma al arranque de su macroampliación de capital

Sede de Sniace
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A pesar del brusco descalabro que sufre la cántabra de celulosas y energía, desde su regreso a cotización aguanta aún una revalorización por el 19% de su valor bursátil.

La macroampliación de capital de Sniace ha tenido un impacto incluso más brusco del que vaticinaban los analistas en su cotización. La gráfica de precios de la compañía cántabra ha llegado a ceder un 44% en algunos cruces de esta sesión en la que han quedado descontados los derechos de suscripción preferente de las nuevas acciones. No obstante, esta caída se debe íntegramente al descuento del derecho ya que, sin tener en cuenta este concepto, la acción se dispara hoy un 14% hasta 0,235 euros.

En los cruces más bajos de la recta inicial sesión han llegado a verse 0,233 euros por cada una de las acciones de Sniace, las mismas por las que en su regreso a cotización hace poco más de un mes se llegaban a pagar 0,50 euros. Esto se debe a que los inversores, además de considerar el considerable efecto dilutivo de la ampliación en curso, vuelven a poner en valor las amenazas financieras que se ciernen sobre la compañía a pesar de haber superado ya la fase más decisiva de su proceso concursal.

El presidente de la cotizada, Blas Mezquita, ha señalado que la ampliación de capital por 15,6 millones de euros tiene por objetivo “recapitalizar” la compañía de manera que pueda recuperar su normalidad productiva y así encarar “una etapa decisiva en la hoja de ruta” que ha diseñado para el reflote de la compañía de celulosa y energía. En atención al precio fijado para la ampliación, los accionistas de la compañía que a fecha de ayer contaban con esta condición han recibido el derecho a suscribir dos acciones nuevas por cada una antigua en cartera.

Los derechos de suscripción preferente se negociarán en el parqué hasta el próximo 19 de mayo. Estos títulos darán derecho a la suscripción de hasta 155,9 millones de nuevas acciones de la compañía, frente a un capital social que hoy por hoy se compone de 77,99 millones de acciones cotizadas. En todo caso, el valor nominal fijado para las mismas se mantiene en 0,10 euros.

Este jueves, los inversores que este jueves parecen optar en bloque por la retirada, si bien los analistas explican también la virulencia del desplome como una ventana para hacer caja con los últimos rebotes y recuperar redobladas posiciones con la admisión a negociación de los nuevos títulos, lo que se espera suceda el próximo 6 de junio. En caso de que quedasen acciones sin asignar, la sociedad se ha reservado la facultad de colocarlas entre inversores institucionales o entre un máximo de 150 minoristas que no tuvieran carácter de accionistas previamente a la operación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA