GAM sufre en Bolsa el rechazo de sus bonistas

Las acciones de General de Alquiler de Maquinaria (GAM) se han anotado uno de los mayores desplomes del parqué madrileño a media sesión de este miércoles después de que ayer su asamblea de bonistas no lograse el resultado que la compañía esperaba. La falta de concurrencia a la cita ha provocado que los planes de financiación de la cotizada se queden, una vez más, en el aire al menos hasta marzo.

Con desplomes de hasta el 7% han castigado los inversores en algunos compases de esta sesión el que GAM no pudiera conseguir ayer el retraso hasta 2016 en el aplazamiento de unos bonos que, por el momento, lo harán el próximo mes de agosto. La compleja situación financiera por la que atraviesa la asturiana hace que el aplazamiento de pagos se convierta en una cuestión casi de supervivencia para la compañía, según algunos analistas, por lo que el fiasco de ayer no ha sentado muy bien en el parqué.

El martes, los bonistas de una emisión por 125 millones de euros colocada en 2007 estaban llamados a una asamblea donde aprobar que el interés de sus bonos aumentara del 2,75% al 5% a cambio de extender su vencimiento de este agosto a 2016 y, de paso, salvar la compañía. Sin embargo, a pesar de que GAM se cuidó muy mucho de incentivar la asistencia a la cita, los inversores congregados solo representaban el 48,78% del importe total de la emisión, cuando se necesitaba un mínimo del 66% para seguir con el proceso, que deberá retomarse en marzo.

Un proceso largo porque, desde la nueva cita ya fijada para el 15 de marzo, en la que no será necesario ningún mínimo de participación, el acuerdo deberá ser refrendado en junta de accionistas por lo que atañe a la ampliación de capital necesaria para hacer frente al canje de los bonos convertibles y, después, por el consejo de administración de la firma asturiana.

Entre este baile constante de aplazamientos y asambleas, los bonistas sí han otorgado una mínima alegría a GAM. La compañía otorgó una prima de asistencia del 0,1% a cada uno de los bonistas asistentes, lo que en otras palabras ha supuesto un desembolso de 60.975 euros para las maltrechas arcas de la compañía, y aunque no fue suficiente para atraer a la mayoría de invitados, los que acudieron sí que se mostraron favorables a apostar por el aplazamiento y, a la postre, por el rescate de la compañía. Ya que, de no aplazarse el vencimiento de estos papeles, la cotizada tendría que hacer frente al pago de 57 millones de euros cuando actualmente en Bolsa vale poco más de 25,7 millones.

Con estas premisas, los expertos consultados por este diario esperan que la cita de marzo se resuelva sin problemas a favor de la compañía. Son estos mismos expertos quienes achacan la falta de quórum de la reunión de ayer a los capítulos de refinanciación que GAM aún no ha resuelto con sus bancos acreedores. El temor a que por asistir, a pesar de poder estar en contra, se pudiera haber facilitado el cambio en las características de unos bonos que quedarían en papel mojado si la banca no concediese también su indulgencia al valor podrían haber dejado a muchos bonistas en casa.

Ante esta posibilidad, GAM se ha encargado de generar confianza entre sus inversores al anunciar, junto con el resultado de la asamblea del martes, que ya ha suscrito acuerdos para aliviar la presión de sus créditos con un 88,8% de sus bancos acreedores. Un dato que se ha dejado notar en la apertura de sesión, cuando a pesar del fiasco de la asamblea de bonistas de ayer, la asturiana se hizo con un repunte del 4% que muy pronto dio paso a las ventas, que han llegado a ser bastante más pronunciadas.

A la espera de que se conozca como queda el calendario final de pagos de GAM, lo que sí parece casi seguro es que a finales de este febrero la compañía solicitará el aplazamiento al mismo mes de marzo en que celebra su segunda convocatoria con bonistas de un crédito que arrastra desde febrero de 2011. Si finalmente se produce este atraso será el cuarto que sufra la devolución de este préstamo. Así, atraso tras atraso, los rebotes especulativos se han asentado en GAM que, a pesar de su debilidad financiera, se ha hecho con un rebote del 71% en Bolsa en lo que va de este 2012.

En la sesión de este miércoles, los brókeres que más activos se mostraban en el frente de las ventas eran Renta 4, Mercavalor y Santander. Mientras tanto, entre los que lideraban el saldo de compras netas se colocaba Ibercaja (109.800 títulos) con una amplia diferencia sobre Ahorro Corporación y CaixaBank (18.000 acciones).