Amper es 2,5 veces más cara comprando acciones que acudiendo a su ampliación

Amper
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las acciones ya admitidas a negociación de la tecnológica acumulan una revalorización del 57% desde que comenzó la ampliación, descontando el precio de los derechos. Amper vuelve a caer presa de la especulación por tercera sesión consecutiva desde que comenzaron a cotizar los derechos de su enésima ampliación de capital. A pesar del descalabro de sus antiguas acciones, entrar en la quebradiza tecnológica a través de estos nuevos títulos es hasta 2,5 veces más barato aun con su vertical revalorización.

Los derechos sobre la próxima ampliación de capital de Amper han llegado a venderse este lunes a 0,383 euros. Teniendo en cuenta que son necesarios seis de estos derechos para tener acceso a 55 nuevas acciones de la compañía, por las que hay que desembolsar 0,05 euros por unidad, la apuesta se iría a 5,174 euros. Mientras tanto, la compra del mismo número de acciones en el mercado de contado ascendería a 13,805 euros, a razón de los 0,251 euros en los que se negociaban a media sesión bursátil.

Más allá de las operaciones de arbitraje y la especulación bursátil que con frecuencia vapulea la gráfica de Amper, los que apuesten por los derechos con miras a un medio plazo asumen en realidad un mayor riesgo que los titulares de las antiguas acciones ya admitidas a negociación en Bolsa. Aquellos que acudan a la compra de derechos podrían ver si inversión volatilizada si no se alcanzan las cotas de suscripción requeridas por la dirección de la compañía.

Esta condición, habitual en ampliaciones de capital supeditadas a la consecución del músculo financiero suficiente para conseguir un fin determinado, se hace aún más determinante en el caso de la tecnológica que preside Jaime Espinosa de los Monteros. Y es que, la compañía agota el plazo de su preconcurso de acreedores y si los inversores no responden a la enésima llamada de su cúpula directiva, el abismo de la quiebra por falta de fondos para hacer frente a los compromisos financieros del grupo quedaría cada vez más cercano.

Hasta el momento, este plus añadido de riesgo no parece haber jugado en contra de los derechos, que hasta este lunes habían probado fuertes alzas de precio, en detrimento de las antiguas acciones, que considerando el descuento de emisión de estos títulos llevan acumulado un descalabro del 57%. Si no se considera esta rebaja de precio, el sonoro descenso se convierte en una subida del 52%, puesto que si hubieran mantenido el precio tras el desdoblamiento en acciones y derechos, la gráfica de precio de las primeras debería haberse quedado en los 0,16 euros.

Reducción de pérdidas hasta marzo

Por el camino de esta sinuosa ampliación de capital, Amper ha presentado también las cuentas del primer trimestre del año. Según la documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la tecnológica que aún sufre las espantadas de varios fondos de inversión y del valenciano Enrique Bañuelos acumuló pérdidas de 3,9 millones de euros, cifra un 51% inferior a la de hace un año.

Una mejora que fundamentalmente se debe a reducción de costes, pues la cifra de negocio consolidada del grupo se quedó en 27,1 millones de euros. El descenso de facturación con respecto al primer trimestre de 2014 en que se lograron ingresos por 43,4 millones de euros es del 37%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA