Los Benjumea engordan su cartera de control en Abengoa

Abengoa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La saga de empresarios sevillanos han ampliado su peso en la renovable cotizada hasta el 58% de su capital social. Todo por obra y gracia del canje de acciones A en B. Los Benjumea han vuelto a incrementar su control sobre Abengoa. A consecuencia de los últimos coletazos del proceso de reestructuración de capitales de la cotizada, la saga de empresarios sevillanos ha reforzado sus posiciones hasta rozar un 58% del capital social, confirmándose como los mayores accionistas de la compañía de renovables.

La familia inversora gestiona su participación a través de las sociedades instrumentales Inversión Corporativa y Finarpisa, filial de la primera, registradas como tenedoras de acciones de empresa. Tras los últimos bailes de capital en Abengoa, los Benjumea aglutinan ya un 57,871% de la compañía. Un porcentaje que supone un incremento del 0,08% frente a lo que hasta ahora habían declarado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En la documentación remitida al supervisor del mercado explican que este engorde de cartera es consecuencia del duodécimo periodo de conversión de acciones de tipo A en títulos de clase B, canje cerrado el pasado 15 de febrero. Dado que a consecuencia de los múltiples canjes celebrados en este sentido el segundo y más novedoso tipo de acciones es más numeroso, el poder de los Benjumea es mayor según se van sucediendo estas conversiones.

Estas operaciones coinciden con decisivos avances de la compañía de infraestructuras y energías renovables en EEUU, mercado en el que ha puesto su foco de expansión de negocio internacional. En esta línea se enmarca la colocación secundaria de acciones de su filial Abengoa Yield, que según sus bancos colocadores habría registrado una fuerte demanda entre inversores extranjeros.

Con esta operación, la cotizada sevillana conseguirá sacar de su balance una partida de deuda de nada menos que 4.000 millones de euros. Todo un desahogo para un balance en el que el pasivo ha sido el punto débil de los últimos años y que además supone el punto de partida para un plan estratégico mucho más ambicioso en el mercado estadounidense, que pretende convertir en uno de sus pilares de negocio a medio plazo mediante alianzas con firmas locales del sector de las infraestructuras.

A cierre de sesión, las acciones B de Abengoa han perdido este miércoles un 3% de su valor en Bolsa. Sin embargo, en lo poco que va de este año 2015 la renovable se ha apuntado una revalorización del 47%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA