El ‘heredero’ de Bañuelos en Amper se prepara para hacer caja en Samoa

Sede de Amper
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La tecnológica española podría encontrar remedio a su extrema situación financiera en el lejano archipiélago. La posible venta de Bluesky cobra fuerza en pleno preconcurso. Los directivos de Amper siguen buscando una solución para la más que compleja situación financiera que atraviesa la compañía. Y la salvación podría estar a casi 17.000 kilómetros de su sede en la localidad madrileña de Tres Cantos. El presidente se ha dejado ver estos días por Samoa, donde la española cuenta con rentables intereses.

Desde que la tecnológica comenzó a dar cuenta de la dificultad por la que atravesaban sus finanzas, los rumores de desinversión en este lejano rincón de Oceanía no han cesado. Sin embargo, en los últimos días la especulación se ha disparado después de que Jaime Espinosa de los Monteros, presidente de Amper desde el pasado mes de marzo, haya visitado las instalaciones de Bluesky, la compañía filial de la española en aquel archipiélago y una de las ramas más rentables de todo el grupo.

A pesar de que Bluesky es una de las marcas más rentables del grupo, rara vez aparece oportunamente representada en las presentaciones del grupo y en sus periódicos balances de cuentas. Una situación que desde que el empresario Enrique Bañuelos se marcó una sonora espantada en la Amper que había prometido reflotar ha dado alas a las especulaciones sobre el futuro de la cotizada española en territorio samoano.

El hecho de que Espinosa de los Monteros haya visitado las instalaciones de la compañía samoana en los últimos días, tal y como han expuesto en las redes sociales varios empleados de la compañía aportando incluso documentos gráficos, no ha hecho más que dar más argumentos a los especuladores. En las instantáneas colgadas por los miembros de la plantilla de Bluesky se ve al otrora hombre de confianza de Bañuelos visitando las instalaciones de la firma, departiendo con sus responsables e incluso disfrutando de representaciones típicas del folclore local.

Desde Samoa -tanto de la soberana occidental, como la oriental americana- llegan a las maltrechas cuentas de Amper puntualmente todos los años unos 30 millones de euros, según destacan fuentes familiarizadas con la situación por la que atraviesa la compañía. De hecho, Bluesky es la antigua compañía estatal de telefonía SamoaTel, privatizada en el año 2011. Entonces fue cuando eLandia, que ese mismo año fue adquirida por Amper, se hizo con el control accionarial de la teleco, en cuyo accionariado también participan otros pequeños inversores y el fondo estatal samoano, que aún conserva la titularidad de un 25% de sus acciones.

Ahora, en pleno preconcurso de acreedores de Amper, parece que el momento de hacer caja en Samoa no podría ser más propicio y que por ello se habría desplazado hasta allí el nuevo hombre fuerte de la cotizada española. Y es que, aunque la antigua preferida de Bañuelos sigue insistiendo en que pronto alcanzará un acuerdo de refinanciación, todos los expertos apuntan a que las desinversiones serán condición sine qua non de los bancos prestamistas y ya son tres los ‘caballeros blancos’ que han dado calabazas a la tecnológica.

En las pocas sesiones que cuentan de este 2015, Amper ya ha perdido un 3% adicional de su valor en Bolsa, y sigue sin llegar ningún inversor dispuesto a reflotar la firma. Bañuelos se fue tras la promesa del ocio y los casinos del BCN World, más conocido como ‘el Eurovegas catalán’, los gestores de Slon Capital y Sherpa Capital desistieron de su intención de invertir en la compañía a precio de saldo y la salvación de la compañía sigue en manos de Espinosa de los Monteros. El mismo que llegó a la cúpula directiva de la compañía de la mano del empresario levantino que después le colocó su participación a la par que le encomendaba la difícil tarea de esquivar el cada vez más próximo abismo de la quiebra financiera.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA