Amper se hunde en Bolsa con la espantada de su tercer ‘caballero blanco’ fallido

Sede de Amper
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A las calabazas de Enrique Bañuelos y Slon Capital se suman ahora las de Sherpa Capital. La tecnológica ha conseguido una nueva prórroga de sus bancos acreedores. El anhelado salvador de Amper sigue sin llegar. La tecnológica ha caído a lo más bajo del Mercado Continuo tras conocerse que su último ‘caballero blanco’ también ha echado al galope lejos de la compañía. El fondo Sherpa Capital ha desestimado entrar en la compañía y su espantada se suma a las de Enrique Bañuelos y Slon Capital.

Amper ha llegado a sufrir caídas del 6,7% en los cruces más amargos de esta sesión en la que se confirmaba que el tercer inversor al que en los últimos tiempos ha tentado la compañía para salvar sus finanzas ha preferido guardar su talonario. Después, el paso por caja de los inversores se ha moderado, pero la caída de precios superior al 3% se seguía situando entre las más abultadas de la Bolsa española.

Un escueto hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) explicaba a primera hora de este martes que el derecho preferente de ejecución concedido a Sherpa Capital hasta el pasado 30 de noviembre “no ha sido ejercitado”. Ahora, se busca el que sería el tercer posible socio inversor para completar el saneamiento de capitales de la maltrecha tecnológica.

Ya a comienzos del pasado mes de noviembre, la compañía informó de la recepción de dos ofertas no vinculantes de grandes inversores. Tras haber sufrido las calabazas del favorito del equipo de dirección de la firma, queda pendiente comprobar si el segundo sigue interesado en tomar posiciones en la cotizada española. Mientras tanto, han conseguido una nueva prórroga de sus bancos acreedores para esquivar la quiebra a la que, de momento, se acerca sin remedio.

La vigencia del stand still, como se conoce a estos pactos en jerga financiera, se extiende ahora hasta el próximo 19 de diciembre. En el marco de este acuerdo, los bancos acreedores se comprometen a no iniciar reclamación alguna sobre las deudas contraídas por la compañía, incluso sobre las ya vencidas, y Amper en perseguir la consecución de las “medidas necesarias para ejecutar la recapitalización y refinanciación del grupo en España”.

Mientras el ‘caballero blanco’ definitivo llega a Amper, la ampliación de capital acordada en la junta de accionistas del pasado 26 de mayo sigue sin llevarse a cabo. El esperado salvador de la compañía deberá asumir el compromiso de desembolsar 20 millones de euros, partida clave para sanear las quebradizas finanzas de una compañía que ha sufrido en primera línea de fuego el recorte de gasto en defensa de estados y compañías.

A pesar del descalabro de este martes, el precio de Amper sigue ligeramente por encima de sus mínimos anuales. La compañía ha sufrido en el último año la retirada del empresario valenciano Enrique Bañuelos, que llegó a la compañía a través de Veremonte con la promesa de reflotarla gracias a sus habilidades inversoras y sus conocimientos del mercado latinoamericano. Después, la del ‘hedge fund’ estadounidense Slon Capital que, tras analizar las finanzas de la compañía desistió de su plan de entrada.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA