Grecia condena al Ibex 35 al segundo mayor descalabro de un año en el ya se sumerge en pérdidas

Ibex 35
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las prisas de Atenas por sacudirse la tutela de la Troika han terminado golpeando a los mercados. El miedo a una nueva crisis del euro ha provocado bruscas caídas. El órdago de Grecia a la Troika ha caído como plomo fundido sobre las Bolsas internacionales. El rojo de las caídas ha ganado intensidad conforme avanzaba la sesión al punto que el Ibex 35 se ha adentrado en terreno negativo en lo que va de año al haber perdido de una tacada más de 360 puntos y la cota clave de los 10.000 enteros.

La nueva vuelta de tuerca a la crisis financiera de Grecia hace temblar a los inversores, que se dejan contagiar del temor a un posible rebrote de la crisis del euro justo cuando más se pone en duda la solvencia de la recuperación económica en el Viejo Continente. La voluntad de Atenas apunta ahora hacia una salida del programa de tutela de la Troika antes de lo previsto, presionado el Gobierno heleno por la pujanza de la coalición de izquierdas Syriza, según comentan observadores políticos del país.

Al cierre de sesión, el Ibex 35 se ha tenido que conformar con 9.838 puntos básicos al digerir un descalabro del 3,59% que se ha llevado de una tacada más de 366 puntos. Un golpe bajista, el segundo mayor desde que empezó el año, que ha sido determinante para que a fecha de este miércoles, el selectivo madrileño acumule pérdidas del 0,8% en lo que va de año y pierda los 10.000 enteros que había logrado mantener desde el pasado mes de marzo.

Ni uno solo de los valores que componen el selectivo ha conseguido aguantar al alza. Los que menos se han dolido han sido Viscofan (-0,6%) y Jazztel (-0,9%). Los castigos más abultados se los ha llevado Abengoa (-8,1%) que en los últimos días cae sin remedio después de haber subido con fuerza desde principios de año, OHL (-6,7%) que ha sufrido la reordenación de la participación de Villar Mir en el grupo.

Por el resto de Europa, la peor parte ha vuelto a ir a parar al parqué de Milán. Allí, el Ftse MIB milanés se ha dejado un 4,4% o, lo que es lo mismo, más de 850 puntos básicos. El CAC 40 parisino ha cedido un 3,6% con un cierre más bajista que el Ibex que confirma los temores que hay en torno a la economía del país vecino. El PSI 20 de Lisboa ha retrocedido un 3,2%, mientras que el DAX de Fráncfort se ha dejado un 2,9% por el camino de una sesión en la que ha confirmado su puesto como el peor índice de entre sus vecinos en lo que va de año. Incluso el Ftse 100 londinense, más ajeno al devenir de la moneda única, ha retrocedido un 2,8%.

En el mercado secundario de deuda, los vaivenes han sido más llevaderos y la prima de riesgo española tan sólo ha sumado dos puntos básicos. La distancia entre los bonos del Tesoro a diez años, que marcan una rentabilidad del 2,16%, se mantiene estable frente a los ‘bunds’ germanos de referencia que, en este caso sí, siguen siendo la referencia de Europa.