Jazztel elimina un asiento en su consejo tras la polémica de las ‘tarjetas b’ de Caja Madrid

Sede de Jazztel
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Elena Gil García abandona su puesto en la ‘teleco’, que ha decidido no buscarle relevo. Se trata de la segunda dimisión que se produce en una compañía del Ibex 35. Jazztel pasa a engordar la creciente lista de empresas salpicadas por la polémica por las tarjetas opacas de Caja Madrid. La ‘teleco’ ha optado por eliminar el asiento que hasta ahora le correspondía a Elena Gil García en su consejo de administración. Oficialmente, la independiente deja su cargo “por motivos personales”

Gil García era miembro del consejo de Jazztel desde el año 2009. Anteriormente, y desde el año 1981, se había desempeñado en diversos cargos de responsabilidad en Caja Madrid, razón por la cual tuvo acceso a una de las polémicas ‘tarjetas b’. Entre 2003 y 2004, cargó a las cuentas de la maltrecha entidad de ahorro 71.654 euros empleando este sistema.

Entonces, la directiva ocupaba el cargo de máxima responsabilidad de Corporación Caja Madrid. No obstante, éste no fue el último cargo en la entidad de la hasta ahora consejera de Jazztel. Entre septiembre de 2009, año en que entró en la ‘teleco’, y abril de 2013 fue directora de Educación y Medio Ambiente de la Obra Social de la caja de ahorros madrileña.

Dado que Gil García ocupaba también un puesto en el comité de nombramientos y retribuciones de Jazztel, la compañía que preside Leopoldo Fernández Pujals sí ha decidido buscarla reemplazo para estas tareas. El asiento que deja libre lo ocupará su hasta ahora compañera de consejo Mireia Pérez Sales, según informa la compañía en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Es la segunda dimisión que se produce en la cúpula de una empresa del Ibex 35. Hasta ahora, el único consejero que había dimitido de su cargo por estar relacionado con el último escándalo de Caja Madrid había sido Juan Iranzo, que anunció su retirada de Red Eléctrica de España (REE) poco después de haber certificado su salida del Consejo Económico y Social (CES), uno de los órganos consultores del Gobierno español.