Carbures se libra del salto forzoso al Mercado Continuo

Carbures
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las compañías del MAB con más de 500 millones de euros de capitalización tendrán que mudarse al Continuo. De momento, ninguna sobrepasa el umbral. Las compañías del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que cuenten con una capitalización superior a los 500 millones de euros tendrán que hacer mudanza al Mercado Continuo. Así lo ha aprobado este viernes el Consejo de Ministros. Sin embargo, nada cambiará por ahora pues ni siquiera Carbures cumple la condición.

El cambio forzoso de mercado a una regulada es una de las normas que contempla el proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial que ahora comenzará sus trámites parlamentarios. Sin embargo, la aplicación de este aspecto concreto de la norma no parece muy urgente, pues ninguna de las cotizadas del MAB está ni tan siquiera cerca de alcanzar esta cota. Sí que Gowex marcaba 572 millones en el momento de su suspensión, pero se espera que en el momento en que supere el concurso de acreedores en el que está sumida vuelva a cotizar muy por debajo de ese umbral.

Aunque Carbures llegó a exhibir una capitalización de 760 millones de euros el pasado marzo, ahora la gaditana se conforma con un valor de mercado de 322 millones después de haber encajado el golpe del ‘caso Gowex’ y una división de acciones para multiplicar su liquidez. Pese a todo, la compañía ha anunciado en repetidas ocasiones su intención de dar el salto al Continuo y más que probablemente aprovechará la entrada en vigor de la que ya se conoce como ‘Ley Ascensor’ para proceder al cambio, según fuentes financieras.

Carbures cuenta, de momento, con la intención de dar el salto y con el visto bueno de sus accionistas, que así lo corroboraron en la última junta de la compañía celebrada del pasado mes de agosto. Sin embargo, otras muchas normas contenidas en la nueva ordenanza afectarán a la compañía de estructuras de carbono y a sus compañeras del ‘parqué chico’.

En este sentido, la nueva ley exige que las cuentas de las compañías del MAB sean revisadas por grandes firmas de auditoría. En palabras del ministro Guindos, responsable de la norma, la supervisión de los estados financieros de las cotizadas deben llevarla a cabo “entidades de interés público”. Una medida que desde el sector se ha criticado con crudeza ya que, más allá de lo ocurrido con Gowex las denominadas big four se han visto salpicadas por casos tan sonados como el hundimiento de Bankia. Por su parte, Carbures ya cuenta con los servicios de PwC.

La nueva ley contempla medidas para que las compañías asuman con facilidad los mayores requisitos de transparencia e información que supone cotizar en el Continuo. En este sentido, las firmas que rebasasen los 500 millones de capitalización y diesen el salto estarían exentas por un periodo de dos años de la obligación de presentar declaraciones intermedias de gestión a mitad de cada semestre.

Por otra parte, en lo que se refiere a supervisión de los sistemas multilaterales de negociación, se extiende la responsabilidad que tienen las rectoras de los sistemas multilaterales de negociación, que en el caso del MAB es una sociedad dependiente de Bolsas y Mercados (BME), el holding rector de los mercados españoles. Para dar efecto a este cambio, se amplía la obligación de comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cualquier incumplimiento legal que pudiera surgir por la información a la que tienen acceso los emisores e inversores, más allá de cuestiones de abuso de mercado.

El supervisor del Continuo tendrá aún más protagonismo en el MAB, pues se exigirá a la sociedad rectora que informe trimestralmente a la CNMV de las actuaciones concretas que desempeñe para supervisar el correcto funcionamiento del mercado. Con esta documentación, el organismo que preside Elvira Rodríguez podrá solicitar información adicional o incluso la implementación de funciones concretas de supervisión.