Rajoy y Camps, Camps y Rajoy protagonizan hoy las portadas,

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Rajoy y Camps, Camps y Rajoy protagonizan hoy las portadas, en las que se señala que el presidente del PP ha pedido al líder valenciano que actúe con más contundencia en el ‘caso Gürtel’, lo que El Mundo considera ‘un tímido desmarque’ de la dirección nacional “respeto al barón que apadrinó a Rajoy en el Congreso de Valencia”.

Fueran cuales fueran las intenciones del presidente del Partido Popular lo cierto es que, tal y como destacan El Mundo y El País, sus palabras son interpretadas como una clara presión de Génova a Camps para que corte cabezas, y en particular piensan que se refería concretamente al secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, que aparece en las grabaciones del informe policial hablando con Alvaro Pérez, El Bigotes, uno de los cabecillas de la trama Gürtel, aunque de momento, Costa no parece estar por la labor de dimitir.

En su editorial, Pedrojota Ramírez recalca que “Camps está obligado a tomar decisiones” y explica que aunque Costa no quiere asumir responsabilidades “tiene difícil salir indemne”, porque es él quien controla el aparato del partido y dirige el grupo parlamentario en las Cortes Valencianas.

Y mientras Abc y La Razón siguen quemando cartuchos contra la reforma tributaria, el diario Público se apunta el tanto de contar con un artículo de opinión firmado por el presidente del Gobierno en su especial “Cómo salimos de la crisis”, que será mirado con lupa ya que sale a la luz coincidiendo con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado. En el mismo, titulado “Oportunidades y responsabilidades en la lucha contra la crisis”, el jefe del Ejecutivo pide un consenso básico para salir de la crisis.

La foto de portada de El Mundo es para Gallardón que al enterarse de que el presidente de EEUU iba a Copenhague para defender a Chicago como sede de los Juegos Olímpicos dicen respondió: “¿Qué viene Obama? Pues más emoción”. Creo que más que emoción sentirá un retortijón, como se apunta en la viñeta de Forges de El País, pero quedaría feo reconocerlo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA