Rajoy vigilará semanalmente que Cataluña no use el rescate para su plan independentista

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mariano Rajoy no se fía y por eso “el Gobierno va a endurecer el control del rescate a Cataluña”. Por lo menos eso es lo que asegura hoy elconfidencialdigital.com que informa que “realizará una inspección semanal de sus cuentas”. El motivo, según este digital es que “sospecha que Artur Mas tiene previsto utilizar parte del dinero del Fondo de Liquidez Autonómica, al que volverá a acudir en 2013, para sufragar los gastos de propaganda y organización de la consulta soberanista”.

Según este medio online “en ámbitos cercanos a Mariano Rajoy se tiene la certeza de que el presidente de la Generalitat pretende destinar parte de los fondos que el Estado entregará a Cataluña en los próximos meses, con cargo al Fondo de Liquidez Autonómica, a la organización de su consulta independentista”.

Pero en el Ejecutivo ya se han tomado medidas para evitar que esos fondos se utilicen para financiar el proyecto soberanista de Artur Mas. “Han definido una minuciosa estrategia para vigilar, al milímetro, el destino del dinero que llegará a la Generalitat procedente de Madrid”, explica este diario.

Explica que  “Hacienda endurecerá el control sobre el destino final del dinero y exigirá a la Generalitat informes semanales sobre el cumplimiento del plan de ajuste para 2013, acordado con los técnicos del departamento que dirige Cristóbal Montoro”.

El objetivo es que el Ejecutivo catalán no desvíe dinero hacia otros conceptos, en este ejercicio, que no sean el pago de gastos corrientes, nóminas, proveedores y vencimientos de deuda.

El confidencialdigital.com cita fuentes para contar que las insinuaciones sobre utilizar el rescate autonómico para sufragar los gastos del referéndum independentista han llegado a oídos del Gobierno por parte de personas del entorno de la Generalitat.

Y añade que “estos dirigentes se han quejado en privado a miembros del Ejecutivo de que el Estado les ‘está tumbando todo lo que huele a catalán’”.

Ponen como ejemplo los obstáculos de Hacienda y del Banco de España para poner en marcha el impuesto a los bancos catalanes, o el recurso en el Constitucional para suspender la aplicación del euro por receta.

También se agarran a la negativa del Gobierno a flexibilizar el objetivo de déficit para las comunidades autónomas, que les servirá como excusa para pedir más dinero al fondo de rescate con el argumento de que la situación de las finanzas de la región les ha superado.