Nuevos test de estrés en las cajas… pero esta vez a sus empleados

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La nueva oleada de despidos en el sector financiero, unida a la presión de los clientes descontentos por los escándalos de las preferentes o los desahucios, comienza a pesar sobre la salud de los empleados de los grupos de cajas de ahorros, sobre todo en lo que respecta al estrés y la ansiedad.

En esa línea, los sindicatos de diferentes entidades han puesto en marcha encuestas sobre la salud de la plantilla para evaluar el incremento de los riesgos psicosociales y los posibles trastornos asociados a la fuerte presión a la que se ven sometidos.

Un ejemplo es Comfia-CCOO de Unicaja, que ha puesto en marcha una encuesta para conocer la situación actual de los empleados, que en algunos casos han llegado a ser víctimas de violencia directa por parte de los clientes. En el cuestionario, completamente anónimo, se pregunta a los trabajadores si han sufrido amenazas, duermen menos, o incluso si se han visto obligados a tomar ansiolíticos o han estado de baja por ansiedad o depresión.

Mucho más escueto es el cuestionario, también anónimo, de UGT de Andalucía en BMN, que sólo consta de dos preguntas: si los trabajadores han sentido dolores u opresión en el pecho, o si toman algún medicamento contra el estrés o la ansiedad.

No es la primera vez que los sindicatos de las antiguas cajas realizan una encuesta de este tipo. Tal y como ya publicó EL BOLETÍN, Comfia-CCOO en Bankia ya hizo un estudio similar entre los empleados del banco, que dio resultados tan sorprendentes como que casi uno de cada cinco trabajadores toma ansiolíticos de forma habitual y más de la mitad ha sufrido amenazas.