La siguiente en caer… Ana Botella

Ana Botella, alcaldesa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La siguiente en caer… Ana Botella

En las emisoras se tiene claro, al igual que en el resto de medios de comunicación, que la marcha de Miguel Ángel Villanueva no es una dimisión sino una destitución en toda regla, y la discusión ha girado sobre el delicado lugar en el que queda Ana Botella.

En la COPE, Esther Palomera y Victoria Lafora señalaron que la alcaldesa queda sin cortafuegos, desprotegida. Palomera recalcó que Ana Botella se desprende de gente del equipo del anterior alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, y Lafora hizo notar que la regidora  ha perdido a la persona que llevaba el “día a día del Ayuntamiento”.

En la SER, Pepa Bueno preguntaba si se cortará la sangría de responsabilidad política con el cese del vicealcalde Villanueva y si ¿se pone a salvo Ana Botella?

Ignacio del Río respondía a su vez con otra pregunta: “¿Cuándo está a salvo un político? Tiene que legitimar su posición cada día” y señalaba que Villanueva ha tomado una decisión correcta y en un momento adecuado, y se nota una falta de confianza por parte de la alcaldesa. Piensa que la tragedia es de una gran gravedad y los políticos tienen que asumir responsabilidades, recordando que aunque la justicia va más lenta y llevará tiempo también cumplirá con su cometido.

 Losada no está de acuerdo en que la renuncia esté en plazo. “Las dimisiones hacen de cortafuegos cuando van por delante de los acontecimientos, cuando llegan a destiempo, después de semanas de resistirse a la presión, lo que hacen es estimular” advirtió este tertuliano que añadió: “Ana Botella debe de estar pensando que ha jugado su última carta, la siguiente es ella, porque no queda a nadie a quien sacrificar para calmar los ánimos.

Considera que las tres grandes cuestiones que ha suscitado el Madrid Arena siguen abiertas: había un entramado de negocio privado a la sombra de la institución pública del que no se sabe nada, la falta de control absoluto en cuanto atención primaria y una tercera cuestión, de la que Botella es responsables, la gestión política de la crisis; con aquella primera rueda de prensa en la que no se nos informó en condiciones, se nos dijo algo que nada tenía que ver con el caso.

José Manuel Basáñez  contó en antena la Historia de las tres cartas: un político le dejó a su sucesor tres cartas, para que las abriese por orden en caso de enfrentarse a una crisis para poder resolverla. Con la primera crisis, abrió una, que ponía “Écheme la culpa de todo”, y eso hizo. Llegó una nueva crisis, y abrió la segunda, que decía: “Échele la culpa a quienes le rodean, a los de fuera”, y funcionó. Cuando nuevamente se enfrentó a una crisis, abrió el tercer sobre, que decía: “Escriba tres cartas”). 

Para este tertuliano, Ana Botella ha quemado ya la segunda carta, y sólo le queda la última. Reconoce que lo siente por Villanueva, “porque creo que es una persona honesta, pero tenía que tener cuidado con la gente que se le acercaba” y subrayó que. “aquí hay que mirar una cosa en positivo, esto ha pasado y hay que arreglarlo para que no vuelva a pasar en ningún lugar del mundo”.

Finalmente, en opinión de Jesús Ceberio “la alcaldesa ha demostrado una grave incapacidad de gestionar el ayuntamiento en caso de crisis; un acontecimiento como este no se puede llevar simplemente tratando de retrasar el conocimiento de los hechos. El problema que tiene el partido popular es que si dimite Ana Botella, o si efectivamente debe producirse esa dimisión, ¿quién liderará este ayuntamiento que se ha ido vaciando de integrantes de la lista que ganó las elecciones?”.