“El euro por receta es una lucha política que se dirime en el bolsillo de los ciudadanos”

Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un día más la economía ha sido la estrella de los debates radiofónicos: la alegría de los mercados tras el pacto en EEUU para evitar el ‘precipicio fiscal’, las recomendaciones de Morgan Stanley favorables a España o el euro por receta que ha entrado en vigor en Madrid. Esther Palomera, en la COPE, enmarcó este último asunto en una “lucha política que se dirime en el bolsillo de los ciudadanos”.

 “El Gobierno hace bien en llevar este caso ante el Constitucional, porque va contra la equidad entre las comunidades autónomas”, añadió Palomera. Miguel Ángelo Gozalo se mostró de acuerdo y apuesta a que se va a paralizar, mientras que Victoria Lafora admitió que no le cabe en la cabeza la actitud insumisa del Gobierno de Ignacio González.

Respecto a la economía en general, Lafora señaló que “lo de los americanos es bueno para ellos, para España es un respiro que podría producir altibajos”. Gozalo sostiene que “la euforia es una enfermedad propia de comienzos de año”, pero advirtió que hay que tener cuidado con la Bolsa, “al menos estamos mejor de lo que estábamos”.

En Onda Cero, José María Fidalgo indicó que “lo de Morgan Stanley lo recibo como una buena noticia pero aunque venga inversión a España tenemos todavía que cavar mucho, sobre todo porque los bancos españoles están como están, porque aunque la balanza comercial esté mejorando, absorber a la mitad de los parados requiere que haya muchas empresas que puedan contratar gente y vender”. Y añadió que “tenemos un tejido empresarial que tampoco es ejemplar: hay empresas buenas pero son pocas, y el resto son poco productivas. Además porque el sector público en estos momentos está un poco parasitado por el sector privado”.

Carmen Gurruchaga derrochó más optimismo: “Es atractiva la inversión porque hay menos riesgo que el año pasado y está muy barato”.

En la SER debatieron sobre la reducción de la administración pública. Anton Losada espetó al respecto: “Dejemos de hacer demagogia ya con los ayuntamientos y con todos esos concejales, que el 90% no cobra un solo euro por el trabajo que hace, que si no estuvieran ellos no habría nadie, y empecemos a decir la verdad delo que cuestan realmente las administraciones en España: diputaciones casi 40.000 millones de euros, la mayor parte gastados en servicios absolutamente improductivos que no valen absolutamente para nada”.

Por su parte, José María O'Kean indicó que “las diputaciones están ahí en medio manteniendo a mucha clase política y por eso no las quieren quitar, porque tampoco se está viendo que tengan unas funciones que los ciudadanos estén viendo su utilidad”.