La ex de Rato busca capital chino para Paradores

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Para desatascar de tanta Bankia y tanta subasta de deuda hoy nos detenemos en una curiosa información de elplural.com: ‘Pasta’ china para ‘dar de comer’ a Paradores Nacionales. ¿Y qué quiere decir el diario de Enric Sopena con ese titular?, pues que “Angeles Alarcó, la ex de Rato, busca capital chino para privatizar, al menos en parte, la cadena hotelera pública”.

Desvela el digital que el pasado día 5 de marzo se celebró una comida en un restaurante madrileño muy típico y conocido, Casa Ciriaco, que reunió a un grupo de ejecutivos españoles y chinos y que “encima de la mesa, el menú no se limitaba al cocido, los callos o las típicas croquetas de merluza que han hecho famosa esta tasca. El principal plato que se estaba ‘degustando’ era otro: Paradores Nacionales”.

El medio online explica que de lo que se trató en el almuerzo fue de “la entrada de capital chino en Paradores Nacionales, una empresa, recordamos, que hace honor a su nombre; es decir, que es desde su creación 100% pública y que en el Gobierno están pensando en privatizar… Al menos en parte. Es en lo que creen en el PP, nada raro”.

Añade, elplural.com que aunque no cerraron acuerdos, de la comida salieron algunos movimientos, ya que pocos días después, Ángeles Alarcó “la ex de Rato y amiga íntima de Aguirre, Botella y Fernández Balboa” (esposa de Rajoy) envió una carta al embajador español en Pekín para que facilitara en todo lo posible la llegada de los turistas chinos a nuestro país.

Y después de una buena comida en Paradores nos vamos a los toros ¿o no? Ya que según elconfidencial.com “la temporada taurina ha llegado a su ecuador con un balance deprimente”, que en materia económica “se ha convertido en un agujero negro de grandes proporciones”.

Señala dicho diario en Internet que “las consecuencias las están pagando los matadores de toros, que sin fuerza en la taquilla -el llenazo de José Tomás en Badajoz es una anécdota que sólo se repetirá dos veces este año en los ruedos europeos- están viendo cómo sus honorarios se reducen a la mínima expresión.”

Y añade que, además, “los toreros que no pertenecen al llamado G-10 están empezando a sufrir una vieja práctica que prácticamente había sido erradicada en el escalafón superior. Consiste en cobrar en función de la taquilla. Dicho de otra forma, los empresarios están empezando a compartir los riesgos con los matadores de toros, que cada vez que pisan la arena miran con preocupación el aforo de las plazas”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA