La suspensión de la reunión entre Zapatero y las constructor

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La suspensión de la reunión entre Zapatero y las constructoras es la comidilla de las portadas. Todos los diarios tratan de analizar el motivo del aplazamiento. El País da la versión de que fueron los empresarios quienes forzaron el aplazamiento para no parecer “pedigüeños” tras el debate suscitado por la posibilidad de dar marcha atrás en algunos de los recortes anunciados en infraestructuras, mientras que otros como Abc y La Razón dicen que fue el presidente quien dejó plantados a los constructores alegando la filtración del encuentro y el revuelo informativo, igual que sucedió con la reunión con Tomás Gómez.

El Mundo también responsabiliza al jefe del Ejecutivo de que la entrevista no se celebrara pero va aún más allá a la hora de explicar los motivos de Zapatero, que dice fueron evitar que se relacionara la reunión “con el globo sonda de la subida de impuestos”. En el editorial, Pedrojota aclara que el presidente “quiere evitar dar la imagen de que es rehén de los constructores”. Aunque curiosamente ningún diario critica esta moda de pretender que las reuniones sean ‘secretas-discretas-informales’, que con el curioso argumento del revuelo informativo que levantan algunas citas supone un intento de hurtar información a la opinión pública, ya sea por parte del anfitrión o de los invitados.

Cambiamos de tercio porque El País no se toma vacaciones en agosto a la hora de informar sobre los casos de supuesta corrupción del PP, será por eso de al enemigo ni agua, y hoy abre edición con la noticia de que “el juez imputa a la cúpula del PP de Orihuela y a 33 personas más” refiriéndose al ‘caso Brugal’, en el que se investiga la presunta adjudicación irregular de contratos de recogida de basuras y limpieza urbana en el sur de Alicante.

Eso no es todo porque también informa que el Gobierno de Francisco Camps ha desembolsado otros dos millones de euros a la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia, que fue la encargada de organizar la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en 2006. Hasta ahí todo normal sino fuera porque esta entidad está siendo investigada por su vinculación con el ‘caso Gürtel’, y que es la segunda vez en este año que Camps les da dinero.

Y acabamos con unas imágenes cuanto menos curiosas. Las de la agenda del Gobierno que publica Abc. Es tan escasa la actividad y ocupa tan poquitas líneas que el de Vocento hace sangre e ironiza que para eso no hacía falta que el Gobierno se quedara “al pie del cañón todo agosto” y restringiera sus vacaciones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA