Macron anuncia la suspensión de la vacuna de AstraZeneca en Francia por «precaución»

Vacuna de AstraZeneca

Vacuna de AstraZeneca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha anunciado la suspensión temporal por «precaución» de la vacunación con el fármaco desarrollado contra la COVID-19 por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, a la espera del pronunciamiento que adopte este martes la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Macron ha hecho el anuncio durante una comparecencia conjunta con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, reconociendo que en los últimos días han sido varios los «socios» europeos que han decidido paralizar la inoculación de dicha vacuna mientras se aclaran los efectos secundarios –Alemania este mismo lunes–.

El mandatario galo ha dicho que, hasta que hable la EMA, el ministro de Salud, Olivier Véran, en coordinación con otras autoridades, han determinado que lo mejor es «suspender por precaución» el uso del fármaco de AstraZeneca, a la espera de «retomarlo rápidamente» si así lo avala la agencia europea. En este sentido, ha abogado por adoptar este tipo de decisiones dentro de una estrategia común.

Para Sánchez, la especial vigilancia que hay sobre todo el proceso de vacunación es ejemplo de «garantía y seguridad», si bien ha evitado pronunciarse sobre una posible paralización a la espera de una comparecencia prevista para esta misma tarde de la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

FUTURAS MEDIDAS

Coincidiendo con el primer aniversario de la entrada en vigor del confinamiento domiciliario en Francia, Macron ha recordado que decisiones de este tipo «no son fáciles» porque afectan a libertades básicas y, de cara al futuro, ha apostado por medidas «adaptadas» y «proporcionales», apuntando al posible endurecimiento de restricción en función de la evolución del virus en los distintos territorios.

El confinamiento, ha explicado, fue hace un año «el único modo de proteger las vidas y el sistema hospitalario» frente a un virus que ha reconocido «imprevisible». Ahora, ha planteado tener en cuenta otro tipo de factores, incidiendo por ejemplo en la «desesperación» asociada al aislamiento o a la necesidad de mantener la educación o cierta vida económica y social.