Los trabajadores siguen perdiendo poder adquisitivo: los costes salariales crecen seis veces menos que la inflación

Trabajadores

Trabajadores

Los costes salariales para los empresarios crecieron en el primer trimestre casi seis veces menos que los precios de consumo, según las últimas cifras sobre costes laborales para las empresas publicadas por el INE. La tendencia refleja que, al menos en los tres primeros meses del año, las presiones inflacionistas siguen sin llegar a los salarios.

Concretamente, las cifras arrojadas este jueves por el INE muestran, como entre enero y marzo, los costes laborales globales para el empresario avanzaron un 1,2% en comparación con el mismo periodo del pasado 2020, moderando una décima su crecimiento respecto al experimentado el trimestre anterior. Mientras que el coste correspondiente únicamente a los salarios de los empleados avanzó en este mismo periodo un 1,7%, un dato casi seis veces inferior a la inflación interanual de marzo (9,8%), lo que supone una fuerte pérdida de poder adquisitivo.

Eliminando los efectos estacionales y de calendario, el coste laboral por hora trabajada avanzó un 1,9% en el primer trimestre en relación al mismo periodo de 2021, ampliando en un punto el crecimiento anual que experimentó en el trimestre anterior.

En tasa trimestral (primer trimestre de 2022 sobre cuarto trimestre de 2021), el coste laboral por hora trabajada aumentó un 0,8% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario, una décima menos que en el trimestre anterior.

Sin tener en cuenta ambos efectos, el coste laboral bajó un 10,2% entre enero y marzo debido, fundamentalmente, al menor peso de los pagos extraordinarios en relación al trimestre previo.

ACTIVIDADES FINANCIERAS E INMOBILIARIAS

Las secciones que registran los mayores incrementos anuales de costes laborales en el primer trimestre fueron Actividades financieras y de seguros (9,9%), Actividades inmobiliarias (5,0%) y Actividades profesionales, científicas y técnicas (3,9%).

Por su parte, los mayores descensos se dan en Industrias extractivas (–26,2%), Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (–8,3%) e Información y comunicaciones (–3,2%).