Los inversores temen ahora un exceso de oferta que siga presionando a la baja el petróleo

Plataforma petrolera petroleo

El mercado del petróleo está cambiando drásticamente la tendencia. Los temores por la entrada en vigor de las sanciones a Irán por parte de EEUU que hicieron sonar las alarmas ante la posibilidad de que hubiera una escasez de suministro se han disipado totalmente después de que el presidente Donald Trump anunciara algunas excepciones. Ahora, la preocupación es la contraria, que el exceso de oferta presione a la baja el precio del crudo, como ya está haciendo ahora, llevando al barril de Brent, de referencia en Europa, por debajo de los 70 dólares.

Norbert Ruecker, analista de materias primas de Julius Baer, explica que los fondos de cobertura y otros fondos especulativos han cambiado rápidamente de largo a corto. “Curiosamente, este desarrollo de precios puede compararse con períodos anteriores en los que ocurrieron eventos geopolíticos”, afirma.

No obstante, también hay otras razones fundamentales para esta tendencia. Ruecker recuerda que las naciones petroleras, bajo el liderazgo de Arabia Saudí y Rusia, han abierto sus grifos; Libia, devastada por la guerra civil, ha sorprendido con fuertes exportaciones; mientras continúa el auge del esquisto de EEUU. “Desde mediados del verano, los inventarios de crudo y productos derivados del petróleo de los EEUU se han incrementado a su ritmo más acelerado en los últimos cinco años”, indica el analista de Julius Bauer.

Por otro lado, durante el fin de semana, Arabia Saudí anunció que suministrará menos petróleo en diciembre debido a la menor demanda de los compradores. Por el momento, las noticias muestran que los compradores asiáticos se sienten más cómodos comprando más petróleo iraní de lo que se pensaba inicialmente, gracias a las exenciones otorgadas por el gobierno de EEUU. “Arabia Saudí no está reduciendo la producción, sino preparando el terreno para tales ajustes futuros en su política petrolera”, señala Ruecker.

“En resumen, las preocupaciones sobre la inflación del combustible prevalecen sobre la voluntad geopolítica y limitan la subida del precio del petróleo. Simultáneamente, los recortes de producción limitarán esta diferencia”, concluye el analista.