Los estadounidenses planean gastarse el nuevo cheque del estímulo en bitcoins y acciones

Bitcoin

Bitcoin

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El nuevo cheque de estímulo aprobado por el presidente Joe Biden dentro de su programa de 1,9 billones puede acabar suponiendo un empujón tanto para el bitcoin como para la bolsa, según una encuesta publicada por Mizuho Securities.

La encuesta, realizada entre personas que recibirán esta ayuda de 1.400 dólares, revela  que dos de cada cinco receptores planean invertir al menos una parte de las ganancias en bitcoin y en la bolsa. Según las respuestas, alrededor del 10% del total de los pagos brutos, o unos 40.000 millones de dólares de los 380.000 millones de dólares en cheques directos, podrían destinarse a la compra de activos digitales y acciones.

En esa línea, alrededor del 20% de los receptores de cheques esperan destinar hasta el 20% de sus cheques a bitcoin y/o acciones, mientras que el 13% espera destinar entre el 20% y el 80%, y el 2% hasta el 80% o más. Y entre el bitcoin y la renta variable, la criptomoneda es, con diferencia, la opción más popular.

Aunque la muestra de la encuesta es modesta, unas 235 personas, los resultados están en consonancia con los de otras realizadas anteriormente así como con la tendencia de los mercados en los últimos meses, con un aumento por parte de la actividad de inversores individuales a raíz de los confinamientos por el covid-19.

“El bitcoin es la opción de inversión preferida entre los receptores de cheques. Comprende casi el 60% del gasto incremental, lo que puede implicar 25.000 millones de dólares de gasto incremental en bitcoin de los cheques de estímulo”, escribieron los analistas de Mizuho Dan Dolev y Ryan Coyne, en una nota recogida por MarketWatch.com.  “Esto representa entre el 2% y el 3% de la actual capitalización de mercado de bitcoin de 1,1 billones de dólares”.

La popular criptomoneda superó la barrera de los 60.000 dólares el pasado fin de semana, aunque en la sesión del martes se situaba en el entorno de los 56.000 dólares.

Algunos estadounidenses podrían haber recibido ya su dinero. Las primeras tandas de pagos, en forma de depósitos directos en las cuentas bancarias, debían llegar durante el fin de semana. Los cheques en papel y las tarjetas de débito precargadas comenzarán a llegar en las próximas semanas, según funcionarios del IRS (el fisco estadounidense) y del Departamento del Tesoro.