Los editores europeos se quejan de que las nuevas reglas de privacidad darán más poder a Google y Facebook

Google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los grandes grupos editoriales europeos creen que las nuevas reglas de privacidad online que está preparando Bruselas mermarán sus ingresos publicitarios y darán más poder a Google y Facebook para reforzar su duopolio en este mercado. Así se lo han hecho saber al Consejo y el Parlamento Europeo en una carta suscita por más de 30 grupos, entre ellos propietarios de The Guardian, Financial Times, Le Monde, Der Spiegel o El País.

En concreto, las quejas se centran en la gestión del uso de ‘cookies’, que registran las páginas que visitan las personas cuando están navegando por Internet. Las nuevas normas sobre privacidad digital en las comunicaciones electrónicas planteadas por la Comisión Europea y que empezará a discutir este lunes la Eurocámara, permitirían a los usuarios dar un permiso único y global desde el navegador, en lugar de tener dar su consentimiento en cada vez, como ocurre actualmente.

Los firmantes de la misiva consideran que los internautas optarán por bloquear las ‘cookies’ de forma global, por lo que, como consecuencia, “a los medios de información les resultaría imposible ofrecer a sus lectores contenidos y marketing personalizados, o proporcionarles publicidad digital relevante en sus entornos”.

“Si, a raíz de estas propuestas, los editores de noticias no podemos ofrecer publicidad relevante a nuestros lectores, nuestras posibilidades de competir con la capacidad de las plataformas digitales dominantes para obtener ingresos mediante la publicidad digital se verán mermadas, lo que acabará minando nuestra capacidad de invertir en periodismo de alta calidad en Europa”, añaden.

Se refieren principalmente a Google y Facebook, que ya acaparan buena parte de la inversión en publicidad digital. Según un estudio reciente del grupo de análisis de datos de Zenith, estas dos compañías representan el 20% de todo el gasto de publicidad global, sumando la online y la offline.

Sostienen que las propuestas de Bruselas dejarán vía libre a a estos gigantes de Internet para aumentar su duopolio, lastrando los ingresos de los medios y su capacidad para ofrecer contenidos de calidad.