Los delitos de odio contra asiáticos en EEUU se disparan en un 169%

Barrio chino de Nueva York

Barrio chino de Nueva York

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los delitos de odio contra personas de origen asiático en EEUU crecieron un 169 por ciento en apenas un año, según un estudio citado por el canal NBC News.

El Centro para el Estudio de Delitos de Odio y Extremistas de la Universidad del Estado de California, en San Bernardino, comparó las estadísticas del primer trimestre de 2021 en 15 ciudades importantes de EEUU a las del mismo período del año anterior.

Como promedio, los delitos de odio contra asiáticos aumentaron en un 169 por ciento, pero en Nueva York la subida fue del 223 por ciento (42 crímenes de este tipo entre enero y marzo de 2021 frente a los 13 un año antes).

Otra ciudad con una amplia comunidad asiática, San Francisco, registró un incremento del 140 por ciento (12 delitos de odio en los primeros meses de este año, en relación con cinco en el mismo período de 2020). Boston y Los Ángeles experimentaron alzas del 60 y el 80 por ciento, respectivamente.

Para el sociólogo Van C. Tran, profesor asociado del Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, es lamentable que gran parte de ese odio y racismo vaya dirigida a una comunidad muy pequeña en términos numéricos.

El pico inicial se registró en marzo y abril de 2020, cuando los casos de covid-19 en EEUU iban en aumento paralelamente a la estigmatización de la comunidad asiática. Uno de cada cinco estadounidenses de origen asiático,  según un estudio reciente de Pew Research, responsabiliza de esos ataques al expresidente Donald Trump con su retórica del «virus chino».

Sin embargo, Tran señala también otros factores como una crisis generalizada de salud mental. «En un ambiente de miedo, desconfianza, recelo y ansiedad que hemos estado experimentando durante el último año, cualquier situación de conflicto a menudo se magnifica», según el experto.

Salir de la pandemia con menos violencia y odio requerirá unidad y una lucha contra todas las formas de odio y racismo sistémico en las comunidades, apunta Tran.