Los bancos europeos se suben al tren de la financiación ‘verde’

Inversión sostenible

Inversión sostenible

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A medida que se han desarrollado los mercados ecológicos, los bancos de la eurozona también han aumentado su papel en la financiación verde. Así se desprende del artículo ‘The performance and resilience of green finance instruments: ESG funds and green bonds’ incluido en el Informe de Estabilidad Financiera del Banco Central Europeo (BCE) de noviembre del año pasado, en el que la institución que preside Christine Lagarde destaca que los bonos verdes representan ya un 13% del total de la emisión de las entidades financieras del Viejo Continente.

“Los bancos de la zona del euro han aumentado la proporción de bonos verdes en sus carteras, aunque el porcentaje medio de inversiones verdes sigue siendo sólo ligeramente superior al 1% de las tenencias totales de valores bancarios. Sin embargo, los bancos también están aumentando su propia emisión de bonos verdes, en algunos casos para ofrecer oportunidades de financiación verde a empresas que tradicionalmente se financian con préstamos”, señalan los autores del artículo, Marco Belloni, Margherita Giuzio, Simon Kördel, Petya Radulova, Dilyara Salakhova y Florian Wicknig.

“Los inversores no tienen que hacer sacrificios en cuanto a rendimiento para fomentar la transición a una economía más verde”

De este modo, “en el tercer trimestre de 2020 la nueva emisión de bonos verdes representó el 13% del total de la emisión de bonos bancarios de la zona del euro, frente a sólo el 4% en el primer trimestre de 2020, tras la rápida expansión del mercado de bonos verdes en el segundo semestre del año”.

“Los mercados financieros pueden contribuir a apoyar la transición hacia una economía más sostenible y reducir la vulnerabilidad a los riesgos relacionados con el clima”, señalan los economistas del BCE, que apuntan a que “el aumento de la emisión de bonos en respuesta a la pandemia ofrece la oportunidad de profundizar el mercado financiero ecológico. Asimismo, “el continuo cambio hacia los fondos ESG [medioambiente, social y de buen gobierno corporativo] también puede ayudar a fomentar la transición ecológica, especialmente teniendo en cuenta el papel potencialmente importante de los mercados de valores en la financiación de proyectos ecológicos”.

Los fondos ESG invierten en sectores menos afectados por las turbulencias del mercado

Uno de los puntos destacables teniendo en cuenta lo convulso de los últimos tiempos es “la capacidad de recuperación de los instrumentos de financiación verde durante la reciente agitación del mercado”, que a juicio de los expertos “sugiere que los inversores no tienen que hacer sacrificios en cuanto a rendimiento para ayudar a fomentar la transición a una economía más ecológica”.

La inversión por sectores

El análisis del BCE muestra que los inversores de la eurozona “han virado hacia los fondos ESG desde la aparición del coronavirus”, con un aumento de la exposición de un 20% durante el último año. Destacan los hogares y las sociedades de seguros y fondos de pensiones (ICPFs por sus siglas en inglés), que poseen más del 60% de los fondos ESG de la región, aunque “casi todos los sectores también aumentaron sus tenencias de bonos verdes”.

En total, los inversores de la zona del euro tienen ahora 197.000 millones de euros en bonos verdes de la zona del euro. “La información sobre los mercados sugiere que los bonos verdes se emitieron en los mercados primarios a tipos de interés más bajos y con una cartera de pedidos mayor que la de los bonos convencionales en 2019 y 2020. Sin embargo, en el mercado secundario, los bonos verdes no difieren sistemáticamente de los bonos convencionales similares, ni en lo que respecta a los tipos de interés ni a la liquidez”, avisan los expertos del BCE.