La recuperación de los hidrocarburos impulsa a la deuda venezolana

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La mejora del mercado del crudo en las últimas semanas ha impactado de lleno en la deuda pública venezolana. El precio de los bonos locales con vencimiento en 2016 han subido en tan sólo un mes hasta el 74,23% del nominal, desde el 66% que registraban a mediados de agosto. Con esta tendencia alcista, la rentabilidad de estos papeles ha caído un 16,5% en este periodo, hasta el 11,4%. Detrás de esta situación también está, a juicio de los expertos, el plan económico que ultima el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, cuyo contenido también ha provocado un brusco descenso en la cotización del dólar paralelo.

Los precios del petróleo han registrado una subida superior al 70% desde que marcasen mínimos el pasado mes de diciembre. Y eso es bueno para las arcas del país presidido por Hugo Chávez, que dependen en un 80% de sus exportaciones del oro negro.

Los inversores lo saben y por eso han decidido dar una oportunidad a unos papeles que en los últimos tiempos han sido calificados por muchas casas de análisis como «basura», comparándolos con los precios por encima del 100% del nominal que registran sus competidores latinoamericanos.

En el mercado local, los bonos también continuaban hoy la tendencia alcista, con el Global 2027 marcando máximos del año y cotizándose en 79,45 centavos de dólar. El bono con vencimiento en 2010 subía a 96,80, mientras que el 2034 se cotizaba en 74,75.

Esta mejora en la deuda pública venezolana podría continuar la próxima semana si se confirma el plan económico que el Ministerio de Economía, con Alí Rodríguez al frente, prepara junto al presidente.

Maikel Bello, analista de la firma Ecoanalítica, explicaba hace unas semanas a Americaeconomica.com que posiblemente el Gobierno bolivariano incluya en su plan un aumento del impuesto a las transacciones financieras, eliminado el pasado abril de 2008.Según los analistas, este impuesto podría agravar las tensiones inflacionistas, provocando que Venezuela despida 2009 con una subida de los precios del 29%. Y todo ello contando con que la crisis internacional provocará una fuerte contracción económica a finales de año.

Preservar las reservas en divisa extranjera de cara a las elecciones legislativas del próximo año también será el objetivo del nuevo plan del Ejecutivo. Y una forma para conseguirlo será, a juicio de Bello, «reducir al mínimo las inversiones del Fonden».

Los expertos aseguran que el Estado podría continuar con su política de emisiones de deuda denominada en moneda extranjera, pero pagados en bolívares. De hecho, estiman que el monto podría alcanzar los 5.000 millones de dólares entre emisiones de bonos de Pdvsa y de la República.

Los analistas de la consultora EnLosBilletes.com han explicado a este diario que el próximo vencimiento de deuda al que debe hacer frente el Estado es en 2010, año electoral, por valor de 4.000 millones de dólares, un 12,9% de las reservas totales.

Versiones de prensa y algunos analistas afirman que el Gobierno se apresta a establecer tasas diferenciales en el control de cambio, a la vez que prepara enormes emisiones de deuda para permitir tener acceso a los ansiados dólares a una tasa mayor que la oficial pero menor a la paralela.

También se especula que la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) o el Banco Central estarían adjudicando bonos y notas a algunas entidades financieras.

Ante esta situación, el dólar también ha registrado un descenso del 5,3% en el mercado paralelo de divisas del país hasta los 5,68 bolívares por dólar, una cifra que no se veía desde hace siete meses. En el último mes, la divisa local ha experimentado una subida del 14,6% frente al billete verde en el mercado permuta.

Algunos operadores han indicado que el mercado se encuentra sobreabastecido con una gran cantidad de dólares que entran en el sistema financiero, producto de la venta directa de bonos que se encontraban en las carteras de varias compañías del estado venezolano y de recompras en el mercado secundario.

Además, las últimas informaciones sobre una nueva emisión, a la que catalogan de inminente y que rondaría los 3.000 millones de dólares, también presionan al mercado a la baja.

El dólar paralelo no se ubicaba en estos niveles desde el 24 de marzo de este año 2009, en vísperas del inicio de la ola especulativa generada a raíz del congelamiento de cuentas de las casas de bolsa ligadas a Rosemont.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA