Codelco y la familia Luksic acercan posiciones con Bolivia

La familia Luksic y la estatal chilena Codelco han acercado posiciones con el Gobierno de Bolivia. Tras semanas de negociaciones por fin se ha llegado a un acuerdo para que las compañías mineras chilenas puedan usar el agua del país vecino. Este acuerdo puede ser el punto de partida para que la familia más pudiente del país pueda ampliar su negocio en tierras andinas, con el objetivo de reflotar un sector minero que en los últimos seis meses no ha parado de caer.

Las negociaciones fueron complejas, pero finalmente la familia Luksic y el estado chileno, a través de Codelco, pagarán a Bolivia por el uso del agua que obtienen del río Silala. Se ha determinado que los usuarios pagarán un precio de mercado por la mitad que le correspondería a Bolivia, país que licitará su porcentaje, aunque tanto la familia Luksic como Codelco tendrán una opción preferente en este proceso.

Los analistas ven en este acuerdo, la posibilidad de que Bolivia pulse el acelerador en la licitación de otros recursos de agua, en especial los acuíferos subterráneos ubicados cerca de la frontera. Lo que supondría para los sectores mineros contar con agua a precio de mercado cerca de sus lugares de operaciones, lo que representaría un coste menor en comparación con otras soluciones, como la desalinización.

Desde Chile ven con buenos ojos este acuerdo, ya que podría relanzar el sector minero del país después de que la actividad minera sufriera una contracción del 6,7% durante los tres primeros meses del año. El sector minero lleva cayendo por sexto mes consecutivo, debido a los bajos precios de las materias primas y al descenso de la demanda.