Rio Tinto estudia cambios en el acuerdo con Chinalco para lograr el apoyo de sus accionistas

La presión de un grupo de accionistas de Rio Tinto ha obligado a la firma australiana a intentar renegociar el acuerdo por el que Chinalco se haría con un 18% de la compañía, en una operación valorada en 19.500 millones de dólares. Los rumores apuntan a que el nuevo presidente del Consejo de Administración de Rio, Jan Du Plessis, negocia reemplazar los 7.200 millones de dólares en bonos convertibles que forman parte del acuerdo por una ampliación de capital que sería suscripta por la firma china.

Sin citar fuentes oficiales, el diario Australian, aseguraba en su edición de hoy que Chinalco se resignaría a esta petición, ante la fuerte oposición encontrada entre un grupo de accionistas del Reino Unido, aunque la compañía no querría ningún cambio en lo referente a la participación en los activos mineros de la australiana.

Bajo el acuerdo con Chinalco propuesto por Rio, la principal compañía de aluminio de China pagaría 12.300 millones de dólares por participaciones en los activos de oro, cobre y aluminio de Rio y 7.200 millones de dólares para bonos convertibles que duplicarían su participación de capital en

Rio a un 18%.
Australian Foundation Investment Co (AFIC), cuarto mayor accionista australiano de Rio Tinto, ya han expresado sus dudas sobre el acuerdo entre las dos compañías, al igual que ya han hecho sus pares del Reino Unido, donde se encuentran los principales inversores de la firma.

Durante una conferencia ante inversores y analistas, los representantes de AFIC aseguraron que «se le ha dado una influencia significativa a Chinalco sin el pago de una prima». AFIC también recalcó que Chinalco es una empresa china estatal, además de cliente y rival.

Muchos han querido ver en estas palabras el malestar entre los accionistas por la posibilidad de que la entrada de Chinalco signifique una pérdida de independencia de Rio Tinto frente al Gobierno chino. Y lo que es peor. Que con una participación mayoritaria tenga el poder de influir en los precios a los que la australiana vende sus materias primas al gigante asiático.

Un miembro importante de AFIC es Don Argus, presidente de BHP Billiton, que fracasó en su intento de comprar Rio Tinto el pasado año.

Mientras, el consejo directivo de la compañía argumenta que el acuerdo le dará acceso a financiación a menor costo, muy necesitada para manejar sus deuda por 39.000 millones de dólares. La Asociación de Aseguradores Británicos, que abarca casi una quinta parte de los inversores en la Bolsa de Londres, indicó que muchos accionistas preferirían votar un acuerdo con Chinalco en una resolución especial, que exigiría un 75% de aprobación.

Las acciones de Rio Tinto se han disparado un 87% este año, pero están por debajo del máximo intradiario de 3.193 peniques alcanzado el pasado 7 de mayo. Chinalco acordó pagar 12.300 millones de dólares por participaciones en activos clave de Rio, tales como sus operaciones de mineral de hierro en Australia.

Grandes inversores de Rio con sede en Reino Unido pidieron que la compañía abandone el acuerdo con Chinalco y persiga activamente una nueva ampliación de capital o una venta de activos al rival BHP Billiton.